El Yin y el Yang de la moda española

El Yin y el Yang de la moda española
  • La firma española puede presumir de contar con un referente, Inditex.


  • Sin embargo pocas o ninguna firma han conseguido seguir sus pasos.

La moda española puede presumir de contar a nivel internacional con un auténtico referente en el sector. Hablamos, por supuesto, de Inditex. La compañía propiedad de Amancio Ortega no ha parado de generar beneficios a lo largo de estos años, a pesar de los fuertes coletazos que ha generado la crisis en el sector textil. Sin embargo, no hay muchas firmas españolas capaces de asegurar que mantienen la estela del gigante de la moda.

De hecho, la mayor parte de firmas españolas de renombre ha tenido problemas de diversas consideraciones a lo largo de estos años de crisis. En muchos de los casos no han sabido explotar al máximo las posibilidades que han ofrecido las plataformas digitales, viéndose obligadas a cerrar varios establecimientos. Otro factor que ha afectado a las firmas españolas es el cambio en las políticas de compra de los usuarios, que en periodo de crisis han demandando productos a precios más bajos.

Diversos son los ejemplos que podemos encontrar. La firma catalana Desigual se ha visto obligada a cerrar varios establecimientos, ya que tras dos décadas con beneficios, en los últimos años se ha visto afectada por una caída en la facturación. Adolfo Domínguez presentó hace un año un ERE que afectaba a más de 100 empleados, ha cerrado un 25% de sus tiendas desde 2012 y sus ventas han caído un 35%. El grupo propietario de cadenas como Springfield o Women´s Secret, aunque vio como sus ventas se elevaron un 8,3% continua en números rojos. En una situación similar encontramos a la firma Mango, que aunque en 2015 logró incrementar sus ventas un 15%, sigue manteniendo unos beneficios negativos.

Desigual, Mango, Adolfo Domínguez o Cortefiel son incapaces de seguir la estela de Inditex Clic para tuitear

Todas estas firmas han llevado a cabo nuevas estrategias de negocio, tratando de revertir una situación que no les resulta favorable. Por lo general, todas estas firmas se han visto obligadas a realizar cambios en sus consejos de dirección, en busca de la innovación y la chispa necesarias para volver a ofrecer un valor diferencial.

Si bien es cierto que son varias las que han apostado por una bajada generalizada de sus precios (Mango anunció una línea de prendas a bajo precio y Cortefiel bajó sus precios un 25%), se han encontrado con otro problema, Primark, y es que la firma irlandesa es la auténtica reina del segmento de los bajos precios y recientemente abrió en la Gran Vía madrileña la mayor tienda fuera de Reino Unido.

La mayor parte de las firmas de moda españolas, salvo Inditex, han tenido dificultades Clic para tuitear

Por esto las firmas españolas se están viendo obligadas a reinventarse para poder sobrevivir. Algunas están apostando sus mejores cartas al mundo digital, ofreciendo al cliente las últimas herramientas tecnológicas para hacer sus compras más fáciles, cómodas y rápidas.

Sin embargo, un factor común que comenzó con Inditex y que ahora todas están intentando implementar es el concepto fast fashion. El objetivo de esta nueva práctica es renovar en periodos de tiempo breves los surtidos de prendas que ofrece la firma en sus tiendas, de manera que el cliente se sienta atraído por la continua visión de nuevas prendas y tendencias.

En definitiva, el sector textil ha sido uno de los más azotados por los años de crisis. Además las nuevas herramientas tecnológicas, un mercado muy competitivo y los cambios en los hábitos de consumo han provocado que la situación en la que se encuentran muchas firmas españolas no sea la más indicada.

Inditex es el único grupo de moda español que crece en beneficios Clic para tuitear

Dejar respuesta