Los Papeles de Panamá: Marketing Político y Comunicación de Crisis

papeles de panama marketing politico y comunicacion de crisisEl caso de los papeles de panamá es sorprendente y presenta muchos interrogantes de carácter político y financiero. No entraremos en este tipo de análisis porque ya lo hacen con mayor o menor profundidad y acierto otros medios. Vean, por ejemplo:

Sin embargo, es evidente que este asunto reúne muchos elementos de marketing político, y algunas técnicas de comunicación sobre cómo deben afrontar graves situaciones de crisis las personas y las empresas. No olvidemos que hay dos importantes bancos españoles citados en esos “papeles”.

Marketing Político

En cuanto al marketing político: el factor propaganda en un entorno de nueva guerra fría entre Estados Unidos y Rusia es muy claro. Si se fijan, los medios a los que se ha “filtrado” la noticia se alinean con la política norteamericana, digamos, con su ala más progresista, con la izquierda: el Partido Demócrata. Por otra parte, medios como Russia Today, afines al estado y presidente rusos, lo tienen muy claro:

Teoría de los medios occidenatales sobre “Los papeles de Panamá” 

Comunicación

Es una guerra mediática, donde incluso las versiones más conspirativas parten de los estados. Ningún aparato de propaganda estatal puede prescindir de un pool propio de medios que gradúen su agresividad informativa. Un plan unificado y coherente incluirá a digitales tremendamente sensacionalistas y a otros más moderados, en el mismo sentido en que toda organización terrorista tiene sus grupos armados y sus grupos políticos, aparentemente desconectados, pero sirviendo a los mismos objetivos.

La propaganda, la desinformación, la mentira sin más en muchas ocasiones, son las tácticas de una estrategia bélica en el campo de los medios.

Actualmente, esta guerra se torna cada vez más virulenta y compleja:

Hay mucha más información, mejor acceso a ella y cualquiera puede hacer pública su opinión.

Las empresas deberían tener en cuenta muy seriamente estos factores. La buena salud de la comunicación de crisis, como en medicina, está más en la prevención que en la cirugía.

Algunas ideas:

  • Aprender de los gobiernos. Son maestros en el arte de gestionar situaciones de crisis, lo hacen a diario. Aprender de sus medios oficiales.
  • La nota de prensa ha muerto. Hoy los medios ya no controlan a las audiencias, las han ido perdiendo progresivamente. La audiencia está en Facebook, Youtube, Instagram, Twitter.
  • La audiencia está conectada online. El 80% de la audiencia joven está conectada a un Smartphone.
  • Cualquier persona o colectivo puede poner en apuros a una marca en las redes sociales. Hay que primar la transparencia. Las mentiras se descubren hoy con mucha facilidad.
Cualquier persona puede poner en apuros a una marca en las Redes Sociales Clic para tuitear
  • Mentir o disfrazar actuaciones corporativas solo beneficia a la competencia. Podrá sacar “los trapos sucios” cuando mejor le convenga.
  • Transparencia, honestidad y plataformas o medios propios, bien gestionados. Con una estrategia de distribución de contenidos coherente, tanto en redes sociales como en medios afines, sectoriales y generalistas.
  • Detectar las posibles amenazas. Leer el paisaje mediático: no es difícil, pero hay que dedicar tiempo y recursos humanos. Casi todo es previsible si se buscan buenas fuentes. “Los papeles de Panamá” estaban preanunciados en Bloomberg hace más de un año.

No pretendemos ser exhaustivos. Cada caso requiere estudio y análisis. En el que nos ocupa, concluiremos con dos hechos muy elementales:

  • No es delito tener sociedades en el extranjero.
  • El delito es la opacidad y las tramas que se crean para evadir impuestos.

Y es un delito no tener previstas las consecuencias de determinadas acciones y quejarse luego por ello, cuando son descubiertas. Un delito moral. Y un tremendo error de comunicación.

Los mercados, hoy, son audiencias.

La comunicación es transparencia.

Y el marketing es, por encima de todo, estrategia y visión.

Paco Segarra

franciscosegarra@outlook.com

Dejar respuesta