La importancia del internet de las cosas

La importancia del internet de las cosas
  • SoftBank ha comprado ARM, una de las principales empresas tecnológicas de Reino Unido.

El internet de las cosas ha llegado para quedarse. Prueba de ello es la operación más grande que se ha llevado a cabo en Reino Unido desde el Brexit. El grupo japonés SoftBank quiere reforzar su negocio en el ámbito de las plataformas móviles y por ello el lunes anunció que ha alcanzado un acuerdo de compra de la compañía británica ARM Holdings.

ARM es considerada actualmente como la joya de la corona del mundo tecnológico en Reino Unido. Son líderes mundiales en la fabricación y diseño de microchips para smartphones y su tecnología ya es utilizada por algunos de los principales fabricantes de móviles del mundo como Apple, Samsung, Huawei, LG o Sony.

La compra de ARM por SoftBank supone una estrategia por el internet de las cosas Clic para tuitear

El precio total de la operación ha ascendido a la asombrosa cifra de 29.000 millones de euros. La operación, en términos económicos no tiene ningún sentido, pues al grupo japonés solo le saldría rentable en caso de que los beneficios de ARM se multiplicaran por cinco. Sin embargo, supone una operación estratégica con vistas a un futuro cada vez más próximo, el internet de las cosas.

Y es que para el grupo japonés, los dispositivos móviles van a continuar siendo los auténticos protagonistas del mundo digital que se avecina, un mundo en el que todos los productos estarán conectados a la red y en el que los usuarios puedan controlar todo lo que les rodee pulsando un simple botón.

Masayoshi Son, presidente y consejero delegado de SoftBank señaló “espero que ARM se convierta en un gran pilar fundamental de la estrategia de crecimiento de SoftBank en los próximos años”.

La importancia que obtendrá el internet de las cosas a nivel mundial será fundamental para el desarrollo de la sociedad. Ningún ámbito de nuestras vidas quedará excluido, la industria, la salud, la tecnología o incluso el hogar. Es por esto que muchas grandes empresas están empezando a invertir grandes sumas de dinero para desarrollar en nuevas tecnologías. El ejemplo de SoftBank es solo uno más de la larga lista que está por venir.



Este conjunto de nuevas tecnologías ayudarán a crear nuevas experiencias en la compra de productos por parte de los usuarios, facilitando además sus vidas y abriendo nuevas puertas a lo desconocido.