La importancia de no perder clientes

  • El coste de ganar un cliente es de cinco a siete veces superior al de retenerlo.


  • Las compañías pierden de media cada año el 10% de sus clientes.


  • El marketing actual se debe centrar en la fidelización de nuestro cliente.

Las compañías pierden de media cada año el 10% de sus clientes. Esta cifra cobra una mayor importancia si tenemos en cuenta que el coste de ganar un nuevo cliente, es de cinco a siete veces superior al de retenerlo.

Las marcas están empezando a ser conscientes de que el marketing actual se acentúa menos en la venta del producto, poniendo un mayor énfasis en aprovechar la relación en el tiempo con el cliente, es decir, fidelizarlo. A continuación en Foromarketing os mostramos los diferentes tipos de clientes según el grado de satisfacción con nuestra marca:

Opositor: Busca alternativas a nuestro servicio. Descontento. Genera una publicidad negativa que puede acabar con nuestra mejor estrategia de marketing.

Mercenario: Entra y sale de nuestro negocio, sin ningún compromiso. No habla de nosotros.

Cautivo: Descontento. No puede cambiar o le resulta caro. Es un vengativo opositor en potencia.

Prescriptor: Alto grado de satisfacción. Fiel. Prescriptor de la empresa. Un buen complemento de nuestro marketing.

También clasificamos a los clientes según el nivel de compra:

Low cost: Su objetivo es ahorrar. Se trata de compradores frecuentes, con cestas pequeñas que dominan el arte de descubrir los precios más bajos. Su producto preferido son las marcas del distribuidor.

Cestas pequeñas: Se trata de un perfil en auge. Consumidores que viven solos en pisos pequeños. Hacen pocas compras por obligación.

Adictos a las compras: Comprar es su mayor placer, siendo ellos los que más gastan. Se trata de parejas jóvenes que viven en las grandes áreas metropolitanas.

Pragmáticos: Adquieren solo aquello que es necesario. Buscan las marcas de siempre, aquellas que saben que no les causarán problemas. Reclaman una compra fácil.

Tradicional: Acuden a tiendas especializadas y realizan compras elevadas. Más que comprar, pasan la tarde.

Compra de barrio: Sea lo que sea, que quede cerca de casa. Suelen ir a las tiendas muy a menudo ya que sus compras son muy reducidas.

Multiestablecimientos: No les importa dónde comprar, son infieles por necesidad. Se consideran innovadores porque les gusta probar marcas y productos nuevos. Muy sensibles a las promociones.



Hipercarros: El objetivo es llenar la despensa. No tienen tiempo y concentran gran parte de su compra en los fines de semana. Van pocas veces a comprar, pero salen con el carro lleno.