Coaching: ¿para qué lo usan las empresas?

En estos últimos años seguro que hemos escuchado hablar muchas veces del coaching. Se han escrito libros al respecto y hay muchos profesionales que se dedican a esa función. Es una profesión cada vez más demandada en el mundo empresarial, puesto que se está incorporando a las estrategias a la hora de formar y tratar con los empleados.

¿Qué es el coaching?

Lo primero que debemos plantearnos a la hora de hablar de coaching es precisamente de qué estamos hablando. La Escuela Europea de Coaching define esta actividad como: “el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos”. Con ella lo entendemos como una nueva forma de aprendizaje y gestión del conocimiento. Los profesionales que lo ejercen, coaches, están instruidos  para ayudar a optimizar el trabajo y el papel de los empleados de una compañía.

Los profesionales que lo ejercen, coaches, están instruidos para ayudar a optimizar el trabajo y el papel de los empleados de una compañía. Clic para tuitear

Su principal herramienta es la pregunta. Mediante ella consiguen que sus ‘coachees’ lleguen a una serie de metas planteándose cuestiones que ellos mismos resuelven. Al contrario de lo que muchos creen, el ‘coach’ no llega para dar respuestas sino para plantear preguntas. Es una situación similar a un interrogatorio policial, sin que se juzgue a nadie claro, en la que el objetivo principal es que el interlocutor llegue a una conclusión.  Se trata de lanzar una serie de preguntas las cuales es sólo el destinatario puede responder. A partir de este cuestionario se busca una explicación sobre un asunto determinado.

Las preguntas suelen ser sencillas y lo que se pretende es buscar nuevas vías de trabajo o cambiar las perspectivas. El coach hace que te plantees cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué para llegar a la resolución de la cuestión.

El coach hace que te plantees cuestiones sencillas para buscar nuevas vías de trabajo o cambiar la perspectiva sobre un asunto Clic para tuitear

Una tendencia al alza en el mundo empresarial

Es una nueva tendencia dentro de las prácticas de recursos humanos de las empresas. Su formato fresco, ágil y didáctico ayuda a que tenga una buena aceptación por parte de los trabajadores. Existe ya cierto rechazo hacia la formación tradicional, y la aparición de prácticas de este tipo suponen un soplo de aire fresco. El uso de este tipo de actividades ha creado nuevos puestos de trabajo, y tener un coach entre la plantilla se ha convertido en un símbolo de estatus.

El formato fresco, ágil y didáctico que plantea el coaching es una de las claves para a que tenga una buena aceptación por parte de los trabajadores. Clic para tuitear

¿En qué situaciones se busca a un coach?

Las empresas solicitan la presencia de un coach en situaciones muy diversas, aunque las más comunes son: tomar decisiones, procesos de formación o entrenamiento, investigación, desbloquear una situación, gestionar o un proyecto,  analizar un problema…

Otro de los casos ante los que suelen encontrar los profesionales del coaching muy a menudo es ante un trabajador o un ejecutivo bloqueado. Mediante este ejercicio consiguen abrir su mente, a través de sus propias respuestas llegan a conclusiones que resuelven la situación. Su labor es encontrar las causas del bloqueo. Y a partir de ahí darles recursos y herramientas, tanto físicas como emocionales, para evitar que vuelvan a encontrarse ante el mismo problema.

Principios del coaching

La Escuela Europea de Coaching ha establecido una serie de principios en los que basa esta profesión.

Nadie está en posesión de la verdad

La riqueza de esta actividad está en extraer distintas conclusiones e interpretaciones sin que una sea la absoluta. Los distintos puntos de vista son igual de legítimos puesto cada persona atraviesa un proceso diferente para llegar a ellos.

Las personas actúan de la mejor manera dentro de sus posibilidades

El coaching da herramientas y recursos para poder realizar las tareas de formas distintas. Se basa en el “cambio de creencias limitantes”.

Todo individuo lleva un talento que espera ser revelado

Toda persona guarda una gran potencial en su interior que está  a la espera de ser liberados. El coaching ayuda a liberar, pero el coachee es completamente autónomo. Es él quien decide y resuelve.

Las personas pueden cambiar

A pesar de que los hechos no son modificables, la interpretación de éstos sí. El prisma desde el que se miran se puede cambiar.

Confidencialidad

La relación entre el coach y el coachee es estrictamente confidencial. Nada de lo que sucede en las sesiones puede ser revelado.



Ser/Hacer

El coaching parte de la diferencia entre lo que hacemos y lo que somos. Se basa en la defensa de que somos mucho más que aquello que hacemos y que tenemos la capacidad de elegir quien ser.