El cliente debe ser observado, no escuchado

El cliente debe ser observado, no escuchado
  • El cliente es parte fundamental del mercado y se ha convertido en objetivo fundamental de las marcas.


  • Utiliza todas las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías y el mundo digital.

 Todo profesional de marketing desea que en el mercado se de la situación perfecta, para poder desarrollar las estrategias que logren situar a su empresa y producto en un lugar privilegiado dentro de la mente del consumidor.

Este último se ha convertido en una parte fundamental dentro del mercado, situándose como objetivo principal para las marcas, que cada vez tienen más complicaciones para llegar a él. En palabras de Marcos de Quinto, Director de marketing global y Vicepresidente de Coca-Cola, “al consumidor no hay que escucharlo, es más importante observarlo, porque la boca miente, pero los hechos, no”.

Al cliente se le debe observar y no escuchar, pues la boca miente, pero los hechos no Clic para tuitear

Y es que Coca-Cola, como ya hemos comentado anteriormente en Foromarketing, está llevando a cabo un reposicionamiento en sus estrategias de marketing, dejando de lado el característico mensaje de felicidad de la marca, para dejar paso al sabor.

Según el directivo, se trata sin duda de un gran reto, pero “si hubiera aterrizado aquí un extraterrestre y hubiera visto nuestros anuncios de la felicidad podría pensar que Coca-Cola es más un manual de autoayuda que un refresco”.

El cliente está cada vez más informado con respecto a los productos que le rodean, manejando todas las oportunidades que les ofrecen las nuevas tecnologías y el mundo digital. Es por esto de la importancia que tiene actualmente la fidelización de los mismos, ya que las marcas corren el riesgo de ser queridas pero no consumidas.

La importancia de fidelizar es clave, pues la marca puede ser querida pero no consumida Clic para tuitear

De ahí la reivindicación de Marcos de Quinto, que pone un claro ejemplo al respecto, “”Si vas a un Starbucks y preguntas a un joven de treinta y tantos que está con su ordenador escribiendo cosas muy profundas cómo ve la bebida del futuro, te dirá que algo natural, sin mucho azúcar… Y lo dice mientras bebe un frapucchino”.



Esto demuestra que en el mercado actual, independientemente del tamaño o sector de una compañía, esta debe ir adaptándose continuamente a los diferentes retos que se le proponen.