Adidas “suda la camiseta” en su puja por el Madrid

Jugadores Real Madrid con equipación Adidas
  • Ha crecido el interés de patrocinio por los equipos, en detrimento de la figura individual


  • Adidas y el Madrid podrían fijar nuevas condiciones para verano

La alianza entre equipos de fútbol y marcas es el potente motor económico del deporte rey en nuestro país. También es una encarnizada puja entre los principales sponsor por imprimir su imagen en todo tipo de de soportes de los principales equipos del mundo.

Así es como nacía allá por 2012 el acuerdo entre el Real Madrid y Adidas, que firmaron su renovación de patrocinio hasta el año 2020 por la exorbitante cifra de 40 millones de euros anuales, el contrato de mayor cuantía jamás pagado a un club de fútbol por lucir en sus camisetas una marca deportiva.

Dos años después, Adidas apostaba por seguir estampando su marca en grandes equipos europeos y le robaba a Nike el contrato de la “niña de sus ojos” con el Manchester United, el club que más camisetas vende en el mundo. La negociación no tuvo más dificultades que las de abonar al equipo de los Diablos Rojos más del doble de lo que venía pagándole Nike (casi 100 millones de euros al año). La cruzada de Adidas continuaba con la Juventus de Turín, el equipo más seguido de Italia al que Nike vestía desde el año 2003.

Nike pagará al F.C. Barcelona 1.240 millones de euros en ocho años Clic para tuitear

La ínfulas de Adidas avivaron el deseo de Nike y en 2016 daba dos puñetazos sobre la mesa para romper con los intentos de hegemonía de la marca alemana: el primero hacerse con el Chelsea inglés por 1000 millones de euros en los siguientes 15 años, lo que al equipo le supuso 40 millones de euros por romper su contrato con Adidas seis años antes de lo comprometido, y el segundo hito es el atañe al F.C Barcelona, por el que Nike pagaba la friolera 1.240 millones de euros repartidos en ocho años, convirtiéndose en el mejor pagado del mundo.

Cuatro años, 110 millones y una escala de casi el 300% separan el contrato firmado entre Adidas y el Real Madrid y el que han rubricado Nike y el Barça. Eduardo Fernández-Cantelli, profesor de marketing deportivo en IE Business School y exdirector de marketing de la sección de baloncesto del Real Madrid asegura que estos acontecimientos han marcado una tendencia en el ámbito de los patrocinios deportivos, “tanto técnico como comercial”, dando al traste con el antiguo interés por el futbolista individual en detrimento de la fuerza del equipo.”El valor más seguro es el de la marca del club. Aporta más que un jugador”, asevera Fernández -Cantelli.

El valor más seguro es el de la marca del club. Aporta más que un jugador. Clic para tuitear

En paralelo a la puja de las marcas, los acuerdos por derechos audiovisuales continúan revalorizándose y no necesariamente desde el país al que pertenece un club, sino que el interés por el fútbol se convierte en una tendencia mundial y el poder de la marca del equipo es ya un valor para potenciar y aprovechar en toda esa extensión.

Hace meses que el Real Madrid mantiene contacto para una negociación con Adidas porque el actual contrato, fechado hasta 2020, ha quedado desfasado en términos económicos con el valor real del actual mercado. El acuerdo aún no ha cristalizado y el tiempo corre a favor de los Merengues y en contra de la marca alemana: si los Blancos repiten en la Liga de Campeones y ganan la Champions, su valor se elevaría por ser un equipo de mayor visibilidad.

Adidas y Real Madrid renegocian su contrato y los Blacos podrían embolsarse hasta 140 millones más Clic para tuitear

En contra del Real Madrid se cierne el argumento de que la mayoría de equipos europeos han renovado sus alianzas con marcas deportivas y sus acuerdos marcan el tope de las ambiciones a las que pueden aspirar los Blancos.

Expertos aseguran que el Madrid podría llegar a cobrar entre 100 y 140 millones más en su nuevo contrato a lo largo de entre siete y diez años. Pese a todo, Adidas y el equipo de Zidane estarían condenados a entenderse porque la marca alemana no podría permitirse que Nike le arrebatara este puesto y porque romper este vinculo sería un proceso difícil para ambas partes, que gozan de un pacto muy consolidado.



Se prevé que las nuevas condiciones de este acuerdo están fijadas para el verano. Adidas y Nike volverán a tirar los dados para repartirse a partes iguales las equipaciones de los seis equipos más potentes del mundo.