¿Por qué se cierran las empresas?

Desde un punto de vista biológico, las empresas son como los seres humanos: nacen, crecen, se reproducen y mueren.

Lo cierto es que los primeros años de actividad suelen ser los más letales, y las dificultades iniciales proceden tornarse en problemas irresolubles. Un informe de la Consejería de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid, elaborado conjuntamente con la Asociación de Jóvenes Empresarios de la capital, revela que el 50 por ciento de las empresas de nueva creación cesa su actividad durante los primeros cuatro años.

¿Cuáles son las principales causas de mortalidad de las empresas durante sus primeros años de vida?
Se apuntan cinco grandes grupos: falta de perfil de emprendedor, una mala planificación económica y de mercado, una dura competencia, incapacidad para adaptarse a los cambios de mercado y elegir mal a los posibles socios en la aventura empresarial.
Hay que ofrecer algo, un producto o un servicio, que se diferencie en el mercado de sus semejantes. Los problemas financieros también tienen mucho que decir, suele empezarse con el dinero justo confiando en que el mercado acepte el negocio, pero se necesita un periodo de aceptación.
No contar con un buen equipo es otra de las situaciones que pueden lastrar un proyecto. Es necesario insistir en la necesidad de disponer de gente preparada en diferentes aspectos empresariales.
Si quiere que su empresa sobreviva, también le conviene estar especialmente receptivo a los movimientos del mercado y ser capaz de tomar decisiones rápidas para evitar que un problema que puede resolverse fácilmente se acabe “enquistado”.
Motivación no económica
Y es que no todo el mundo puede ser emprendedor. Muchas personas que quieren montar una empresa no saben que al principio hay que dedicarle 24 horas al día.
Aunque se cree la confianza necesaria, las reglas del juego pueden cambiar. Las compañías del sector de las telecomunicaciones saben que sus productos cambian diariamente por regulaciones específicas y la aparición de nuevas necesidades y modas. Si el equipo no sabe adaptarse, su negocio se irá  a pique sin remedio.
Las tres claves que ayudan a la supervivencia empresarial son el trabajo en equipo, la experiencia en el mercado donde se va a entrar y, cómo no, capacidad de adaptación y aprender de los errores cometidos en el pasado.

LOS ERRORES MÁS MORTALES DE LAS EMPRESAS

El factor humano
1)   Para montar una empresa es necesario tener un perfil emprendedor. Un error habitual es apostar por el autoempleo como salida a situaciones extremas, como el paso. En este caso normalmente se incurren en errores estratégicos.
Mala planificación financiera
2)   Crear una empresa no significa que se obtengan ingresos desde el primer día de actividad. Los beneficios suelen tardar en llegar. Un error es confiar en un saldo positivo desde el comienzo.
Poca flexibilidad mercantil
3)  El mercado es variable. La empresa tiene que estar preparada para adaptarse a las nuevas necesidades que tengan los clientes,  y saber anticiparse a sus movimientos.
Lo personal y lo profesional

4)  Los negocios son los negocios. Otra causa de mortalidad es unir el patrimonio personal con el de la empresa, y creer que un buen amigo puede ser un buen socio.

La oportunidad de negocio
5)   Si no hay oportunidad de negocio no hay empresa. Un estudio de mercado es fundamental para localizar huecos donde comenzar una actividad, o anticiparse a nuevas tendencias y necesidades.
Fuente: El Economista

.

Y es que no todo el mundo puede ser emprendedor. Muchas personas que quieren montar una empresa no saben que al principio hay que dedicarle 24 horas al día.


Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.