¿Tienen las empresas una estrategia de actuación frente a una crisis?

¿Tienen las empresas una estrategia de actuación frente a una crisis?
  • Retirarse, resistir o reinventarse son las opciones que han tenido las empresas con la crisis económica.

La crisis económica ha provocado tres posibles enfoques o soluciones para intentar contrarrestar la situación competitiva de las empresas:

  • Retirarse. La falta de liquidez y los cambios tecnológicos, sociales y culturales han obligado a un importante número de compañías a cerrar sus puertas, ya que no han sabido contrarrestar los cambios producidos en el mercado o contar con la tesorería suficiente para aguantar el ciclo económico.
  • Resistir. Las empresas que no están gestionadas bajo una óptica de marketing del siglo XXI suelen adoptar esta solución para intentar competir en el mercado. Su objetivo es intentar competir “como sea” hasta que la crisis pase. Esta actitud tiene un importante desgaste anímico, económico y profesional y no siempre sale.
  • Reinventarse. Bajo la filosofía de que “el fracaso es parte del camino del éxito”, las empresas que se encuentren en una etapa de crisis deben establecer una política de cambios e innovación. Además, tienen que prestar una máxima atención a sus clientes, a sus vendedores y adecuarse plenamente a la gestión 3.0.

Hoy preguntábamos a nuestros lectores: “¿Tienen las empresas una estrategia de actuación frente a una crisis?”. El 66% de los participantes cree que la mayoría de pequeñas y medianas empresas no dispone de una estrategia específica de actuación frente a una crisis, independientemente del tipo de la misma, que les permita hacer frente a aquellos aspectos que puedan afectar de forma negativa al rendimiento de la marca.

En las compañías más internacionales es difícil encontrar alguna que no esté preparada para afrontar un periodo adverso. Sin embargo esto no significa que una crisis no pueda acabar también con una gran compañía. Muchas han sido las que han quebrado debido a la última crisis económica, o las que han visto reducida considerablemente su reputación debido a una mala praxis.



Es por esto que las empresas deben contar con un plan de crisis reputacional, en donde se establezcan una serie de acciones y pasos a seguir que logren paliar la situación en la medida de lo posible.