Se multiplican por cinco las personas que dejan su trabajo en los últimos dos años

5 hombres con traje
  • El número de personas que han abandonado voluntariamente sus empresas se han multiplicado.


  • Las compañías deberían reflexionar sobre el modo en el que han tratado a sus empleados durante el período de crisis.

El informe ‘¿Por qué se van?’, elaborado por el observatorio español Future for Work Institute ha revelado que la reactivación del mercado, sumada a la precariedad laboral que ha asolado el país con la crisis, ha propiciado que el número de personas que han abandonado voluntariamente sus empresas en los últimos dos años, se haya multiplicado por cinco.

El número de personas que abandonan voluntariamente sus empresas se ha multiplicado por cinco. Clic para tuitear

Pese a la dificultad de tomar una decisión como esta, lo cierto es que un 90% de los encuestados manifiesta que su salida hubiese podido evitarse si la empresa hubiera actuado. De hecho, los consultados explican que la precariedad no es el único factor, sino que los contratos están muy polarizados, en cuanto a que existen por un lado perfiles muy especializados, que las empresas se mueren por tener y otro tipo de desempeños temporales porque son fácilmente sustituibles y sus aptitudes son sencillas de encontrar.

La precariedad no es el único factor, sino que los contratos están muy polarizados. Clic para tuitear

Santiago García, que ha sido director de recursos humanos para empresas como Pronovias, eDreams o AC Hoteles, asegura que las compañías deberían reflexionar sobre el modo en el que han tratado a sus empleados durante el período de crisis. Para el directivo, estos datos obedecen a la reacción de la gente, “que pasa factura a las empresas ante la leve mejora del mercado”.

Así, aquellos trabajadores que no se sientan valorados por sus empresas, no tendrán tanto problema para cambiar de trabajo. Casos como el de Borja Valencia, ponen de relieve este hecho puesto que tras dejar su ocupación como conductor de ambulancia para marcharse a dar clases de taichí en el negocio familiar, nadie intento retenerlo.

Santiago García apela a retener el talento para evitar esta fuga que se está produciendo en las empresas, porque “los que se marchan son los buenos”. El directivo señala igualmente que en cualquier caso, la tendencia se está invirtiendo, y ya existen algunas empresas preocupadas en conservar todo ese potencial de sus trabajadores aprendiendo a gestionar de otro modo los activos humanos.

“Los que se marchan son los buenos” Clic para tuitear

La ambición por alcanzar unas mejores condiciones profesionales suele ser el principal detonante para cambiar de ocupación, sin embargo el estudio apunta a diferentes razones de hombres y mujeres para marcharse de sus trabajos. Para los varones, su relación con el jefe directo es el motivo principal. En líneas generales, se achaca al responsable de equipos una falta de reconocimiento del trabajo y saber escuchar.

Para las mujeres, sin embargo, es más una cuestión de desarrollo profesional. Ellas persiguen trabajar en profesiones que se ajusten más a sus aspiraciones y formación específica porque también lo tienen más difícil para poder acceder al mercado. Precisamente por esta razón, las mujeres dan mayor importancia al sueldo, especialmente en el caso de las directivas, porque la brecha salarial es mayor.



La recomendación del fundador del observatorio Future for Work, Santiago García, es que se deje la puerta abierta al trabajador cuando abandona voluntariamente, porque actualmente el mercado es más fluido y si quien lo deja es un buen profesional, ¿por qué no volver a contratarlo?