Más formación y motivación para combatir la era tecnológica

Longevidad laboral
  • Las carreras profesionales serán más largas y el reciclaje formativo crucial


  • Hoy que retener el talento ofreciendo incentivos

El empleado 4.0 se enfrentará al reto de competir contra las máquinas. La automatización de los procesos podría en unos años motivar la destrucción de miles de puestos de trabajo alrededor del mundo, lo que a su vez desencadenará necesariamente cambios en los perfiles laborales.

La robotización podría destruir miles de puestos de trabajo, lo que cambiará los perfiles laborales Clic para tuitear

Pero, ¿qué será necesario para sobrevivir en la jungla de lo laboral?, ¿cómo ganarle terreno a la robotización?. Según un informe elaborado por Naciones Unidas bajo el título Perspectivas de la Población mundial, en 2015 había en el mundo 901 millones de personas con 60 o más años, lo que supone un incremento del 48% con respecto al año 2000.

Esperanza de vida más alta

Las previsiones estiman que esta cifra se elevará hasta los 1.400 millones hasta 2030 (un 56%) y que para el 2050 será el doble que la actual. Es decir, en 2050 2.100 millones de personas tendrán 60 o más años.

En paralelo, también la esperanza de vida será más alta: en la actualidad vivimos tres años más que en 2005, con una media de 70 años en todo el mundo, que podría alcanzar los 77 en 2050. En España se elevaría a los 89 años, puesto que la esperanza de vida a día de hoy se sitúa en los 82 años.

Reciclaje formativo

Todos estos datos no vienen más que a corroborar que el envejecimiento demográfico propiciará que las carreras profesionales sean más largas, por lo que el reciclaje formativo será aún más necesario.

Las carreras profesionales serán más largas, por lo que el reciclaje formativo será fundamental Clic para tuitear

Rafael Puyol, vicepresidente de Relaciones Institucionales del IE Business School, replicó durante la jornada La sociedad del futuro entre la tecnología y la longevidad, que “más que de envejecimiento de la población, hablaría de rejuvenecimiento: la gente mayor de hoy vive en mejores condiciones que antes, y eso es una conquista social revolucionaria”.

Motivar para retener talento

La longevidad de la población tendría una incidencia directa en el mercado laboral, el sistema de pensiones, el gasto social o el consumo y todo ello podría hacer tambalear el actual sistema.

El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, defendió la retención del talento en las empresas, “ofreciendo incentivos para que permanezcan en la vida laboral activa”, al tiempo que argumentó que el verdadero nicho en el que debe competir España es “talento, no en costes bajos”, por lo que apostó por que se implementen en las compañías políticas que motiven a los trabajadores para que sean más productivos.

El verdadero nicho en el que debe competir España es talento, no en costes bajos Clic para tuitear

Para Riesgo, motivación, capacitación y adaptación serían las claves para combatir el envejecimiento demográfico, alargar la vida laboral y ganarle la batalla a los robots.

La emoción al servicio de la empresa

Por su parte Javier Vega de Seoane, Presidente del Círculo de Empresarios expresó su punto de vista a este respecto insistiendo en que las empresas deben afrontar estas épocas de transición apoyándose en sus empleados y a través de un frente común con ellos. La idea de Seoane vendría a avalar la apuesta por el reciclaje formativo y la libertad para poder acceder a la información que soliciten. “Los perfiles más importantes serán aquellos capaces de generar emociones para que los empleados pongan sus habilidades al servicio del proyecto”, apuntaba el responsable del Círculo de Empresarios.

Universitarios para toda la vida

En cuanto a las aptitudes que debería tener el profesional del futuro, Puyol señaló la necesidad de que las Universidades acompañen a los profesionales a lo largo de toda su trayectoria profesional y no se queden en centros en los que sacarse un título, además que estimular más las destrezas en lugar de los contenidos.



Pese a todas estas recomendaciones que se pusieron sobre el tapete, el presidente de Seres, Francisco Románn, alertó de que en España nos tiene que preocupar todavía el nivel de las destrezas tecnológicas de los empleados y calificó de “obsesión” la necesidad de la formación transversal ligada a lo digital.