La parálisis política enfría la creación de nuevas empresas

La parálisis política enfría la creación de nuevas empresas
  • En 2015 solo seis de cada cien personas se involucraron en actividades de emprendimiento.


  • La situación política y económica actuales no favorecen al sector.

Nos encontramos en una situación económica y política complicada. La destrucción de empleo y la necesidad de buscar un nuevo modelo económico y empresarial han hecho que, en España se acentúe la idea del emprendedor. Una cultura de no tener miedo a iniciar proyectos en solitario y a perseguir una idea.

Sin embargo, según el informe Global Entrepreneurship Monitor, durante el año 2015, solo seis de cada cien personas se involucraron en actividades de emprendimiento. El índice de actividad emprendedora total (TEA), que mide esta variable, se situó el pasado año en el 5,7% de la población entre 18 y 64 años, lo que supone un crecimiento de dos décimas con respecto a 2014, y el segundo incremento anual consecutivo. Una tendencia positiva que, aún así, no hace escalar puestos a España entre las economías basadas en la innovación: está al nivel de Noruega, y por encima Alemania e Italia, pero por debajo de países como Portugal, Grecia e Irlanda.

Según el estudio de GEM, el principal motivo que obstaculiza a aquellas personas que quieren iniciar un nuevo proyecto es el miedo. Y es que 46% de quienes todavía no están involucrados en actividades de emprendimiento prefieren no arriesgar por miedo a fracasar.

“La sociedad española tiene una predisposición a emprender muy baja, hay aún un componente grande de comodidad”, consideró Iñaki Peña, director técnico de GEM, que apuntó que, en los últimos diez años, la motivación que más ha crecido para emprender es la necesidad.

En Foromarketing creemos que se debe implementar un cambio cultural, que apoye a los emprendedores a realizar sus proyectos, ya que son una de las claves para poder elevar la economía en la sociedad española al punto de equilibrio en el que no existe la gran incertidumbre del mercado y la enorme tensión que todos los sectores están atravesando. A su vez, muchos de los emprendedores tienden a quedarse en su zona de confort, sin tener grandes ambiciones de expansión e internacionalización, al menos en sus primeros años de vida.



Sin embargo hay que perder el miedo, lo desconocido está lleno de oportunidades y posibilidades.