¿Conoce la gente el verdadero valor de vender?

¿Conoce la gente el verdadero valor de vender?
  • El objetivo de la venta es ayudar al consumidor en su proceso de compra.


  • El 75% de nuestros encuestados cree que la gente no conoce el verdadero valor de vender.

En un mercado tan dinámico y competitivo como el actual con un descenso de las venas, una competencia cada vez más agresiva, constantes innovaciones tecnológicas y aderezado con el cambio de ciclo económico y social, lo que verdaderamente marca la diferencia entre el éxito y el fracaso es, sin duda, la gestión del equipo de ventas.

Al hablar de comunicación comercial, no nos referimos únicamente a la exposición de ideas por parte del vendedor hacia el cliente, ya que, en ese caso, estaríamos hablando de pura información y, desde luego, no es ésa la razón de ser de la comunicación comercial. Su finalidad es culminar con éxito una venta y fidelizarla, lo que, inevitablemente, exige un intercambio de ideas para conocer las necesidades de nuestro cliente, para poder responder a sus objeciones en caso de que las tenga y, sobre todo, para saber que el cliente no solo ha escuchado nuestro mensaje, sino que lo ha captado perfectamente.

Esto solo lo conseguiremos llevar a buen término si el cliente ha recibido bien el mensaje, lo ha comprendido y lo ha aceptado, lo que sin duda se manifiesta en el interés por parte del receptor o cliente.

El 75% de nuestros encuestados cree que la gente no conoce el verdadero valor de vender. A continuación os mostraremos algunas de las interferencias más habituales en el proceso de la comunicación comercial:



  • La percepción. Está relacionada con una serie de factores psicológicos por parte del receptor como los valores, las opiniones, la personalidad, las necesidades etc.
  • El rol y el estatus. Según estas dos variables, el receptor actuará de una u otra manera.
  • Los sentimientos. Hace referencia principalmente al estado actual del receptor.
  • Los rasgos de la personalidad. Conocer estos rasgos facilitará al emisor su tarea, ya que podrá dar al receptor un trato más personalizado.
  • El conocimiento. La formación y experiencia del individuo también influyen en el proceso de comunicación.
  • El negativismo. Se refiere a las palabras, gestos o situaciones que pueden provocar en el receptor un efecto contrario al que quiere producir el emisor.