Aumenta la confianza empresarial

Aumenta la confianza emrpesarial
  • Crece en el segundo trimestre de 2016 un 0,6%.


  • Un 20,1% de las empresas se muestran optimistas en cuanto a la marcha de sus negocios.

Buenas noticias para el mercado en nuestro país. La confianza empresarial crece en el segundo trimestre de 2016 un 0,6% respecto al trimestre anterior, recuperando la tendencia alcista, que se vio rota el trimestre anterior, que venía experimentando los últimos 11 meses.

Una mejoría en la confianza por la que trabajan todas las empresas, aunando todos los esfuerzos que sean posibles, que se desprende del último informe sobre los Indicadores de Confianza Empresarial, elaborado por el INE (Instituto Nacional de Estadística) y que auguran un buen escenario para consolidar la recuperación de confianza con el cliente, quien se vuelve cada día más exigente, por lo que fidelizarlo se convierte en el principal objetivo de todas las compañías.

Asimismo, este informe refleja que un grueso importante de establecimientos empresariales, en concreto un 20,1%, se muestran optimistas en cuanto a la marcha de sus negocios, mientras que tan solo el 18,2% todavía se muestran reacios a esta mejoría y consideran que este trimestre que comienza se cerrará con cifras desfavorables.

En cuanto a los sectores que experimentan en mayor medida este repunte de confianza, de acuerdo a estos datos, se encuentran los sectores de Transporte y Hostelería, mientras que por el contrario el sector de la construcción es quien experimenta un mayor descenso. Una confianza que se hace imprescindible de cara al futuro ya que la falta de confianza entre consumidor y empresa puede suponer un lastre para la recuperación económica y la generación de empleo de un país.



Y es que si los consumidores están satisfechos es de esperar que sus acciones estén encaminadas a mejorar el nivel de compras, lo que supone un impulso empresarial y por ende económico para la economía de un país. Por lo que, a pesar de estos datos, no se debe caer en el error de reducir los niveles de esfuerzo por parte de las empresas, porque uno de los pilares fundamentales para conseguir estos datos positivos es tener muy en cuenta al cliente, el principal protagonismo del mercado.