La importancia de la dirección estratégica

La importancia de la dirección estratégica
  • La dirección estratégica debe tomar decisiones que permitan la adaptabilidad al mercado actual.

  • Este proceso requiere una planificación.

En el contexto actual todas las empresas, independientemente de su tamaño o sector, no pueden mantenerse ajenas a los cambios que se están produciendo.

Estos cambios están afectando a todos los ámbitos, desde el entorno, la competencia, las herramientas tecnológicas y el ámbito social.

Es necesario pues tomar decisiones dentro del ámbito empresarial para poder adaptarse a este cambiante y complejo mundo. Este proceso recibe la denominación de dirección estratégica.

¿Qué es la dirección estratégica? 

Dicha labor consiste en poner en práctica y desarrollar todos los potenciales de una empresa. Estas fortalezas deberán asegurar la supervivencia de la entidad a largo plazo.

La dirección estratégica es la toma de decisiones empresariales para adaptarse al mercado Clic para tuitear

Cualquier empresa que desee tener éxito y busque beneficios debe someterse a un sistema forma de dirección estratégica, o lo que es lo mismo:

Seleccionar y definir perfectamente sus valores dentro de la cadena de valor de la compañía para destacar frente a la competencia.

Fases de la dirección estratégica

La dirección estratégica puede ser dividida en tres fases:



  1. Definición de objetivos estratégicos.

    • Definir la filosofía y misión de la empresa
    • Establecer objetivos a corto y largo plazo para lograr la misión de la empresa.
  2. Planificación estratégica.

    • Formular diversas estrategias posibles y elegir la que será más adecuada para conseguir los objetivos establecidos en la misión de la empresa.
    • Desarrollar una estructura organizativa para conseguir la estrategia.
  3. Implementación estratégica.

    • Asegurar las actividades necesarias para lograr que la estrategia se cumpla con efectividad.
    • Controlar la eficacia de la estrategia para conseguir los objetivos de la organización.

Sin embargo el proceso de dirección estratégica no es algo que deba tomarse a la ligera y en un momento determinado. Requiere una planificación, un proceso continuo de toma de decisiones, teniendo en cuenta qué hacer, quién lo va a hacer, cómo lo hará y cuándo lo va a hacer.