El comercio necesita libertad de horarios

Estamos en plena época de rebajas y muchos de los establecimientos de nuestro país, especialmente las cadenas de alimentacion y textil, han optado por adelantar las tradicionales rebajas de invierno, cuyo comienzo está estipulado legalmente el día 7 de enero. Muchos comercios iniciaban sus rebajas el pasado 2 de enero acogiéndose al decreto de liberalización aprobado por el Ejecutivo en junio de 2012, donde se establecía libertad total para fijar los períodos de rebajas, siempre y cuando ello contribuiría a atraer más clientes y mejorar la facturacion.

Pero se dice que hecha la ley, hecha la trampa. Muchos comercios se han acogido a dicha ley a costa de infringir el calendario de domingos y festivos para cada comunidad autónoma aprobado para el 2015, ya que comenzar las rebajas el día 2 ha implicado abrir en festivos que no estaban marcados en sus calendarios.

La única comunidad que tiene plena libertad de horarios en domingos y festivos es Madrid, mientras que el resto de comunidades se han acogido al mínimo fijado por el Ejecutivo, estipulado en 10 festivos y 90 horas semanales. Las únicas comunidades que han no se han conformado con dicho mínimo y han querido incrementarlo han sido Baleares, Castilla-La Mancha y Murcia.

Desde Foromarketing creemos en el potencial de nuestro comercio, pero como venimos diciendo desde hace tiempo, estamos en una etapa nueva, donde las reglas del juego han cambiado y tenemos que aprender a adaptarnos a dicho cambio. Tenemos datos muy positivos del consumo navideño de este año y las previsiones para las rebajas son muy esperanzadoras también para nuestro comercio.

Apúntate a nuestra Newsletter

Estamos sumergidos en la recuperación económica, pero se necesitan nuevas acciones comerciales. Una de ellas pasa porque la liberalización de horarios en domingos y festivos llegue a todas las comunidades autónomas, sobre todo en aquellas más turísticas, donde el turista no encuentre restricciones horarias cuando quiera comprar. Tenemos un buen ejemplo en la capital española, donde existe libertad absoluta de apertura y los resultados son muy positivos, no sólo en lo que se refiere a la facturación, sino también en cuanto al empleo, ya que ha demostrado que abrir más horas y más festivos estimula el empleo del país.