El ecommerce entra en el sector de la alimentación

El ecommerce en el sector alimenticio
  • El potencial que presenta el ecommerce alimenticio en España arroja motivos para ser positivos.


  • Más del 50% de los consumidores que compran online alimentos tienen entre 20 y 35 años.

El ecommerce está experimentando en la actualidad un importante auge al que la industria de la alimentación también se está sumando con propuestas significativas y con respuestas muy positivas por parte de los consumidores. Y es que sin duda Internet ha sido la gran revolución y está obligando a muchas empresas a adaptar sus estrategias de marketing a los nuevos comportamientos que presenta el mercado.

Si hablamos de cifras, más del 50% de los consumidores que compran productos alimenticios tienen entre 20 y 35 años, una generación que ha nacido en la era digital y que con sus actuaciones están reconvirtiendo las costumbres de compra tradicionales al no encontrar barreras a la hora de comprar. Por eso mismo, es hacía este colectivo al que tienen que enfocar las empresas alimenticias todos sus esfuerzos.

Obligado por este elevadísimo porcentaje de población con acceso a internet, el sector de la alimentación está apostando por el ecommerce. Un sector que presenta más oportunidades que amenazas y que te permite realizar tu compra las 24 horas los 7 días de la semana, con la comodidad de comprar desde casa a un solo golpe de ratón y de recibir los productos en el domicilio. Aunque este hecho no quita para que todavía exista un grueso importante de población reacia a comprar determinados alimentos por internet, sobre todo aquellos productos que son perecederos.

No obstante, y pese a estos datos, todavía nos encontramos con ejemplos de empresas que ofrecen un gran producto, de alta calidad y con buen precio, pero que no saben enfocarlo directamente hacia el consumidor final. Un inconveniente que solo puede encontrar respuesta en el ecommerce ya que permite adaptarse al comportamiento, necesidades y preferencias de tu cliente en cada momento, a la vez que se consigue un alto grado de fidelización.



A pesar de que las cifras en nuestro país distan mucho de las de vecinos nuestros como Reino Unido o Francia, el potencial que presenta el comercio electrónico alimenticio en España arroja motivos para ser positivos.  Por lo tanto, podemos afirmar que es imprescindible que una compañía esté presente de forma activa en  para que pueda será competitiva. Y queda demostrado que tanto los consumidores españoles como las propias empresas del sector de la alimentación están listos para el cambio, al igual que ya lo han hecho anteriormente otros sectores como el tecnológico o el textil.