Comienza el deporte, tiempo de Marketing

La antesala al comienzo de las grandes competiciones deportivas es un periodo de efervescencia en el patrocinio. ¿Qué colores lucirán gloriosos en los capós o vestimentas de los deportistas que inician sus campeonatos? Lo cierto es que el patrocinio es una oportunidad maravillosa para aumentar la visibilidad de una empresa, pero se debe apostar a caballo ganador.

Si tiene una empresa y quiere conseguir una tremenda visibilidad, y un retorno de la inversión cercana que puede llegar al 500% (según diversas consultoras), el campo del patrocinio se ha convertido en un ámbito pujante. Pero, como toda actividad o inversión, tiene sus ventajas y desventajas.

Entre las primeras destaca lo más obvio, la gran potencia del mensaje subliminal que asocia a un deportista con una marca, con un ejemplo en los casos de éxito encarnados en los deportistas españoles más exitosos. Banco Popular, Santander, Mapfre o Sabadell Atlántico son algunas de las empresas que han decidido apostar fuerte por nuestros españoles de oro, que transmiten sus valores a la imagen de las empresas.

Otra ventaja importante es que permite acceder a nuevos públicos de un modo poco agresivo, ideal para no levantar el resquemor del consumidor con respecto a la publicidad.

Por el contrario, podemos señalar algunas desventajas o riesgos asociados al patrocinio. Uno de los más habituales es que la empresa no puede controlar las acciones de su patrocinado en todo momento, por lo que sus errores o escándalos tocarán en mayor o menor medida a las empresas patrocinadoras.

Ventajas con riesgo

En este sentido, es una evidencia que determinados deportes individuales tienen más riesgo para la reputación corporativa, al estar en mayor medida tocados por el dopaje.

Un perfecto ejemplo de un patrocinio mal resuelto es el del golfista Tiger Woods, que tras diversos escándalos que afectaron a su imagen, fue abandonado por la inmensa mayoría de sus patrocinadores, tras haber invertido alguno de ellos grandísimas cantidades.

Otra tendencia más conservadora y que poco a poco va ganando posiciones
es el patrocinio de una competición por completo, como el BBVA con la
LFP o NBA, o Red Bull y sus patrocinios de deportes de riesgo. Sin duda,
es una manera más segura de invertir en lugar de hacerlo al arbitrio de
un solo deportista.

¿Quieres recibir nuestra recopilación semanal de noticias?

Le informamos que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por RMG & ASOCIADOS S.L como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que solicitamos es para gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado le informamos que los datos que no facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing de RMG & ASOCIADOS S.L) fuera de la UE en EEUU. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aquí, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Mailchimp.

¿Quieres recibir nuestra recopilación semanal de noticias?

Le informamos que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por RMG & ASOCIADOS S.L como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que solicitamos es para gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información. Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado le informamos que los datos que no facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing de RMG & ASOCIADOS S.L) fuera de la UE en EEUU. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aquí, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Mailchimp.

Y es que cómo en muchos aspectos en la vida, es conveniente elegir bien y esperar que la suerte no cambie. Alonso y Lorenzo ya calientan motores y sus máquinas ya lucen sus “colores de guerra” y de Marketing.