Vestidas para triunfar

Y ¿qué me pongo? Este es uno de los interrogantes más recurrentes entre miles de mujeres. Cuántas y cuántas veces nos habremos encontrado paradas frente al armario, sin saber qué ponernos para un evento, una cena entre amigos o una cita. Casi que Whatsapp le debe buena parte de su actividad a los grupos de amigas en los que hemos enviado cientos de fotos con indecisos estilismos.

Si lo pensamos, nos jugamos muy poco si el estilismo es fallido en el ámbito personal. Si acaso alguna crítica velada de la “exquisita” de turno. Pero, ¿qué ocurre cuando nuestra imagen personal está hablando por nosotros ante la posibilidad de optar a un puesto de trabajo?

Vestidas para triunfar-Mamen MarqueñoComunicar – o no- con nuestro look es una tarea minuciosa y metódica, que puede determinar la decisión de un reclutador en solo una entrevista. Y no existen segundas oportunidades para una primera impresión.

De todos estos asuntos hablamos con Mamen Marqueño, estilista de Mediaset España y con amplísima experiencia definiendo la marca personal a través de la imagen de actores, presentadores y artistas.

En la actualidad, es la persona dedicada a crear los outfits que cada día luce la popular reina de las mañanas, Ana Rosa Quintana. Una tarea de gran responsabilidad, por el poder de influencia del que goza la periodista, pero también apasionante, por posibilitarle ser una prescriptora de tendencias.

Marqueño es un volcán. Un torrente de energía que nos regala generosa todos sus conocimientos y puntos de vista al preguntarle cómo deberíamos ir vestidas en cuatro casos de entrevista de trabajo. A la estilista le lanzamos el reto de que nos definiera cuatro looks diferentes para acudir a entrevistarnos. Los casos: un despacho de abogados, una empresa de ingeniería, una agencia de Marketing y Comunicación y un empleo para el sector de la moda.

El look puede determinar la decisión de un reclutador en solo una entrevista. Clic para tuitear

Para la abogada

look-puesto-abogada

“Una entrevista para un despacho de abogados requiere un estilismo muy limpio. Absoluta rigurosidad”, explica Marqueño, quien habla además de una paleta cromática muy reducida de azules marinos, negro, gris o marrón, aunque de este último color, dice que “personalmente no me gusta”. “Es de los look que estamos analizando, el que más encorsetado y pulido lo encuentro”, incide.

La estilista habla en este punto de “credibilidad” asociada a la sencillez, una cualidad que en el caso de los abogados, es fundamental.

Para una empresa dedicada a la ingeniería

El outfit que elijamos para una entrevista de este ámbito puede ser algo más relajado que en el caso del despacho de abogados. La razón es que el tipo de trabajo que se suele llevar a cabo en el sector, requiere comodidad por la cantidad de asuntos que se tratan fuera de la oficina”, apunta Marqueño. En líneas generales, la profesional recomienda no llevar marcas que sean identificables en nuestras prendas, y que la gama de colores sean suaves. “Nada de ponernos un color rojo o amarillo, debemos llamar la atención lo menos posible. Una vez nos hayan contratado, ya tendremos tiempo de marcar nuestro estilo, adaptado al entorno laboral en el que nos desarrollemos”, precisa.

Para una profesional de la moda

“Menos mal que podemos darle algo de alegría a los estilismos”, enfatiza divertida Marqueño, cuando le preguntamos sobre este tipo de perfil. Para Mamen este sería de las cuatro propuestas, la que más libertad permitiría. “Es un perfil profesional más creativo, incluso puede ser bien valorado por el entrevistador el hecho de que sepamos conjugar las tendencias”. Por eso la estilista apunta que podríamos –incluso- permitirnos en algún caso que se identificase la marca de una prenda. “Son puestos para los que se valora la fuerza que transmita nuestra imagen, y esta misma imagen puede evidenciar que sabemos de lo que estamos hablando”.

Para una agencia de Marketing & Comunicación

Para este cuarto look, Marqueño habla de seguir la estela de las propuestas cromáticas y de estilo de ingenieras y abogadas, “pero por la apertura del sector, podemos permitirnos la licencia de aportar algunos toques, como un pantalón un poco más sofisticado, o algún complemento o accesorio no tan sobrio”. “En cualquiera de los casos es muy importante que la ropa nos quede encajada al cuerpo, nada de siluetas oversize. Tú eres el producto”.

Mamen Marqueño hace alusión al concepto de “uniformidad”. “Cuando yo era azafata -porque posteriormente fue cuando me formé y comencé a dedicarme a la moda-,  hablaban en mi compañía aérea de uniformidad. Esto quería decir que no podíamos aparecer con el lazo del cuello desatado o sin guantes, había que mantener la corrección. Pues este concepto es en líneas generales el que se debe comunicar en una entrevista, porque exceptuando las entrevistas para moda, para el resto debemos ser como maniquíes. La ropa no puede tener tanta vida como para hablar demasiado de nosotros. No debe ni de molestar”.

El concepto de uniformidad es el que se tiene que comunicar. Clic para tuitear

Además de Ana Rosa Quintana,  Marqueño ha vestido para triunfar a personalidades como Marta Fernández, Eva González, Joaquín Prat o Jesús Cintora, entre otros. No sabía la estilista que después de su breve experiencia como azafata, seguiría volando tan alto, rodeada de estrellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here