Es una alternativa económica a la vivienda tradicional, en la que priman los servicios sociales sobre los económicos. Aportando una mejor calidad de vida a un precio menor que el existente en el mercado.

« Volver al Diccionario de Marketing