Viajes de negocios

    Hacía bastante tiempo que no me tocaba salir de viaje por trabajo. Con esto de la crisis la empresa está reduciendo gastos y los viajes fuera de Madrid son parte del recorte. Este mes voy a tener que viajar a Pamplona para visitar a un posible importante cliente, si no fuera así no iríamos hasta allí, nos tendríamos que apañar por teléfono.

    En los buenos tiempos viajábamos en avión y nos hospedábamos en hoteles de cuatro estrellas, pero los compañeros que últimamente han hecho salidas, ha sido en su propio coche y yendo y volviendo en el día. La verdad es que es una paliza y además el kilometraje lo pagan regular.

    Sinceramente, soy de los que piensa que para vender el producto al cliente hay que hacerlo en persona, no hay nada mejor que conocer al cliente físicamente y llevar a cabo la venta cara a cara. Pero la situación de la empresa está por delante de lo que los vendedores pensamos que es la mejor forma de vender. Así que ya os contaré cómo se me da la venta por tierras pamplonicas.