Vacaciones, ¿por fin?

    No sé lo que estará pasando en vuestros trabajos, pero en mi empresa no se hace otra cosa que hablar de las vacaciones. Estoy cansado del humor que tiene todo el mundo, no entiendo por qué disfrutan tanto de estas fechas, el calor es insoportable y los atascos para salir el fin de semana de Madrid son interminables.

    El otro día escuché a un compañero que este año las vacaciones del españolito medio serían de “piscina y centro comercial”. No sé lo que tendrá esto de cierto, pero lo que sí que es verdad es que la ciudad está llena. La crisis ha hecho mella y son muy pocos los que pueden irse de vacaciones, alguien debería comentarle esto a mis compañeros que se van a hacer unos viajes de escándalo, parece que no trabajamos en el mismo sitio porque a mí no me da para tanto.

    Yo por el momento, sigo sin destino vacacional. He leído que sale casi un 50% más barato alquilar una casa en algún sitio que irse a un hotel, claro, pero a ver quién le dice a mi mujer que va a tener que seguir trabajando en verano… así que, una vez descartada esta opción, nos tocará buscar, como todos los años, alguna oferta de última hora para acabar en una playa atestada de gente….

    A la vuelta, prometo seguir contagiándoos de mi buen humor, ¡que disfrutéis de vuestros días de descanso! Yo, intentaré sobrevivir a ellos.