Sigo sin entenderlo

    Los que me seguís en el blog ya percibís lo que considero válido para triunfar y para vender en el mercado y aquella gestión que creo que está continuamente de espaldas a las demandas del cliente. Día a día se ven ejemplos de aquéllos que piensan que deben hacer algo para vender, pero la realidad es que al final no cambian nada si no innovan y, lo que es peor, no escuchan. Y es que en la actualidad es indispensable innovar, cambiar, saber adaptarse.

    Todos hablamos de que queremos vender, pero la realidad nos demuestra que, en muchos casos, las empresas suelen hacer lo contrario a lo que busca el cliente. De hecho, en mi oficina tengo una bola de cristal que utilizo a menudo, ya que lo que muchos clientes quieren son resultados inmediatos: piensan que yo froto mi bola y empezamos a vender más.

    Pero no es así, ya que a la hora de vender, es necesario escuchar qué quiere el mercado. Lo siguiente es ver si el producto o servicio que ofrecemos responde a esas necesidades y, por último, ofrecer el producto que está pidiendo. En este sentido, una de las frases que más me gustan es: “El cambio crea seguridad. El secreto está en saber adaptarse a él”.