Negocios: descubre las claves para mantener tu negocio protegido

Cuando hablamos de negocios, la rentabilidad está casi siempre ligada a la seguridad. Y si no eres consciente de ello, deberías considerarlo. Ser propietario de un negocio supone garantizar la seguridad del mismo ya que uno de los puntos más importantes para su desarrollo es tener la tranquilidad de saber que estará protegido frente a amenazas tanto externas como internas.

La cuestión que se plantea es: ¿cómo protegerlo eficazmente?

En el ámbito de la seguridad, los empleados juegan un papel esencial toda vez que no hay negocio seguro sin una plantilla de trabajadores correctamente formada para ello. En este sentido, es necesario seleccionar a los empleados idóneos y además proporcionarles una formación en seguridad y protección.

Proporcione a sus empleados una completa formación que les permita estar a la última en lo relativo a las novedosas medidas de seguridad y protección existentes en el mercado. Esta medida redundará sin duda en beneficio de su empresa ya que transmitirá una imagen de seguridad y confianza, un valor sin duda muy apreciado y valorado en el mundo de los negocios tal y como se conciben en la actualidad.

Así, velar por la seguridad de la empresa supone también concienciar a los empleados de la importancia de la misma. ¿Están tus empleados debidamente formados en materia de protección y seguridad?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el correcto desarrollo de un plan de protección y prevención de riesgos resulta esencial para lograr que un negocio sea rentable.

Sin embargo, no todas las compañías están dispuestas a realizar la inversión necesaria en seguridad. Si consideras imprescindible contar con un entorno de trabajo protegido, no te pierdas los siguientes consejos:

Seguridad interior o alarmas de seguridad: según recoge Securitas Direct Opiniones, cualquier negocio es vulnerable frente a amenazas externas, incluido el tuyo. Debido al alto porcentaje de hurtos y estafas que tienen lugar en el interior de las empresas, no disponer de un sistema de seguridad definido supone una actuación cuanto menos irresponsable.

Sobre todo, teniendo en cuenta que en la actualidad puedes controlar tu negocio desde cualquier lugar del mundo a través del teléfono móvil. En este sentido, la tecnología aplicable te permite llevar a cabo el control de la seguridad de tu empresa mediante la utilización de detectores de apertura o movimiento, llaves inteligentes o equipos de cámara y flash, entre otros.

Y es que la protección eficaz de tu negocio pasa por la contratación de una buena empresa de seguridad que proporcione un sistema de alarmas eficaz, que te permita estar al tanto de posibles anomalías en tu negocio, desde cualquier lugar del mundo.

Además, la protección en el interior del negocio debe contemplar igualmente la contratación de vigilantes de seguridad. De este modo, tu patrimonio estará siempre protegido ante posibles amenazas. El vigilante velará por la seguridad de tu negocio de diferentes modos: evitando la entrada de intrusos en el inmueble, detectando a personas sospechosas, impidiendo que los empleados accedan a áreas restringidas, monitorizando el lugar mediante cámaras de seguridad o notificando a la policía cualquier posible incidente.

Seguridad exterior, estafas: dicen que no hay nada más fácil que engañar a un hombre honrado. Y es que existe un fraude creciente en el ámbito de los negocios. Para evitarlo, no basta con contratar personal cualificado, sino que hay que formar a los empleados con el fin de que aprendan a detectar y a actuar ante posibles fraudes.

A continuación, facilitamos unos consejos a seguir para actuar contra el fraude:

Cuide sus datos personales: existen estafadores que se dedican incluso a revisar los contenedores de basura en busca de datos. Por eso, sea cuidadoso con los datos de carácter privado de su empresa (talonarios de cheques, cuentas bancarias, pasaporte, entre otros) y proceda a su destrucción cuidadosamente.

Forme a sus empleados para que actúen con sentido común: la mayoría de los fraudes prometen mucho por muy poco; es decir la obtención de grandes cantidades de dinero con muy poco esfuerzo. Por ello advierta a sus empleados de que las gangas no existen y tampoco los negocios que permiten enriquecerse rápidamente.

Evite que sus empleados caigan en la trampa de premios falsos: desconfíe de premios y sorteos, especialmente si no ha participado en concurso alguno. No responder a estas ofertas parece algo obvio, sin embargo muchos empleados continúan cayendo en la trampa.

No permita a sus empleados hacer negocios por teléfono: los estafadores actúan a menudo vía telefónica toda vez que es un modo sencillo de ganarse la confianza del trabajador. Y al no existir un contacto personal, resulta más fácil la comisión del fraude. Por ello, evite que sus trabajadores contraten cualquier producto o servicio vía telefónica. Especialmente si la propuesta comienza con una frase tipo “Usted ha sido seleccionado para una oferta” o “¿Confía en mí, verdad?”

Como regla general, y con el fin de evitar fraudes y estafas en su negocio, asegúrese de que sus empleados comprueben siempre la veracidad de la información recibida: correos electrónicos, llamadas de teléfono, o personas que tratan de obtener datos privados de la empresa.

Seguridad informática o ciberseguridad: normalmente, un error humano suele ser el origen de un ataque informático. En este sentido, resulta imprescindible la adopción de las medidas oportunas en orden a evitar ataques por la red. Es necesario contar con los debidos antivirus, cortafuegos y realizar análisis de los equipos con frecuencia. Pero sobre todo, recomendamos seguir las siguientes pautas:

Comprobar siempre que el ordenador está apagado al terminar la jornada laboral: en ocasiones, esta medida no se lleva a cabo, pudiendo provocar malentendidos entre los trabajadores así como una pérdida de confianza en la seguridad laboral. Por ello, recomiende a sus empleados comprobar a diario que los ordenadores están debidamente apagados.

Cuidado con lo que sus empleados cuentan: explique a sus empleados la importancia de no comunicar información de ningún tipo a desconocidos. Esta medida resulta de vital importancia sobre todo entre los trabajadores que prestan sus servicios en recepción, atención telefónica o soporte técnico, toda vez que los delincuentes suelen utilizar esta vía para recabar datos privados de empresas. Para evitarlo, asegúrese siempre de comprobar la identidad de la persona que contacta con su empresa.

No se olvide de establecer contraseñas seguras: en este sentido, es necesario recordar la importancia de configurar las contraseñas de manera que contengan letras mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales, toda vez que los correos electrónicos son el blanco perfecto para ataques a su negocio. Es importante utilizar varias contraseñas, no permitiendo la utilización de su contraseña personal a sus empleados bajo ningún concepto.

Informe a sus empleados de la importancia de gestionar de forma correcta las contraseñas evitando escribirlas o reflejarlas en un documento. No se olvide nunca que es imprescindible para su negocio la adopción de una serie de medidas y prácticas encaminadas a mejorar la seguridad. No comunique nunca sus contraseñas vía telefónica, ni por email. Lo correcto es guardar siempre sus contraseñas en programas de gestión específicos.

El disco duro de su ordenador también es susceptible de ataques: un error bastante frecuente consiste en pensar que el disco duro del ordenador está libre de ataques. En este sentido, es recomendable contar con una memoria interna debidamente protegida o que considere la posibilidad de almacenar los datos en el servidor de la empresa o en la nube.

No confíe nunca en las copias de seguridad realizadas en un pendrive: esta es otra práctica peligrosa e irresponsable toda vez que en caso de extravío o sustracción del mismo, perderá todos los datos referentes a su negocio. Una vez más recomendamos almacenar dichos datos en la nube.

Preste especial atención al correo electrónico: no permita que sus empleados utilicen el correo electrónico de la empresa para su uso personal, como por ejemplo para visitas a páginas web, participación en foros u otros. Advierta a sus empleados de que no deben abrir correos de procedencia desconocida, ni descargar archivos adjuntos de remitentes extraños. No instale aplicaciones destinadas al intercambio de archivos si no conoce con seguridad su funcionamiento. Y sobre todo, no responda nunca a mensajes que soliciten información personal.

Sea prudente en las redes sociales: no sólo mejorará la productividad de sus empleados, sino que evitará que puedan revelar información vital acerca de su negocio. Las redes sociales, y especialmente Facebook son actualmente el medio favorito de los delincuentes para realizar ataques, un peligro del cual los empleados no son siempre conscientes.

Instale un buen antivirus: esta es una medida que puede parecer obvia pero que en ocasiones no se lleva a cabo correctamente. Y es que no basta con instalar un buen antivirus, además hay que realizar las actualizaciones pertinentes. Compruebe siempre que el antivirus está en funcionamiento antes de conectarse a la red.

Trate a sus trabajadores con consideración: no olvide que el respeto contribuye a crear un ambiente de seguridad que redunda en beneficio de su negocio. Lo que realmente refuerza el compromiso del empleado con su empresa es generar una actividad en un ambiente de trabajo positivo y más productivo. Y esto conlleva a su vez un aumento de la seguridad: un trabajador satisfecho trabajará de forma mucho más profesional y actuará con sentido común, evitando situaciones de riesgo para su empresa.

En definitiva, se trata simplemente de ponerse en manos de una empresa especializada en seguridad, que nos asesore y nos ayude a tomar las medidas necesarias de prevención y seguridad en nuestro negocio, así como a adecuar la formación de los trabajadores en orden a evitar posibles fraudes. Poner en práctica estos sencillos consejos evitará que la seguridad de su negocio se vea afectada gravemente.