Las redes sociales en el trabajo

    El otro día leí en el periódico una noticia que me llamo la atención: “el uso moderado de las redes sociales en el trabajo aumenta un 9% la productividad”. Tengo que reconoceros que no tengo perfil ni en Facebook ni en Twitter pero sí uno en Linkedin que me abrí hace algunos meses.

    Creo que si los trabajadores sacan su trabajo, ¿por qué no van a usar las redes sociales durante la jornada de trabajo? Además, si según un estudio aumenta la productividad será positivo, ¿no? Yo si tengo un ratito libre también me meto en Linkedin a cotillear las novedades profesionales de mis “compañeros”. Cada vez más las empresas abren sus perfiles en las redes sociales para comunicar a sus seguidores las novedades que ofrecen y las últimas informaciones. Yo lo veo una herramienta muy útil, tanto profesional como personal, para el mundo en el que vivimos.

    Lo importante es hacer un uso moderado de la cosas, sin excederse. Seguramente los trabajadores son más felices a la hora de trabajar si se comunican con sus amigos o conocen sus últimas novedades. Si encima aumenta la productividad mejor que mejor, ¿no?