Rebajas a ritmo de rock

La Vanguardia (8 de enero de 2007)

Las compras nunca acaban. Por si los bolsillos no tenían suficiente con rascarse en Navidad, aquí llegan de nuevo las rebajas. Los comercios ponen en práctica estrategias cada vez más sofisticadas para vender. Los primeros días de rebajas son los de mayor afluencia de clientes. Si por los altavoces del comercio se oye una música animada, algo de rock por ejemplo, los consumidores tenderán a comprar más deprisa y con mayor impulsividad. “Así se evitan aglomeraciones, porque los clientes entran y salen rápido y, además reducen la posibilidad de que piensen si realmente necesitan ese producto o no”, explica el experto en marketing Rafael Muñiz, de Foromarketing.