Espantada empresarial: Rusia se queda sin multinacionales.

Rusia se queda sin multinacionales
  • La invasión a Ucrania le está saliendo muy caro al país gobernado por Vladímir Putin, que pierde grandes multinacionales cada día.


La invasión a Ucrania le está saliendo muy caro al país gobernado por Vladímir Putin, que junto con las restricciones establecidas en el comercio y capitales financieros pude suponer una nueva crisis económica en el país. Rusia se queda sin multinacionales, y cada día se suman nuevas empresas que dejan de operar en el su territorio.

La crisis reputacional está afectando enormemente a la variedad de productos que dispondrán los habitantes del país, que a día de hoy se ve reducido cada vez más a las marcas nacionales y productos importados de países aliados como china.

Pese a los buenos resultados que proporciona Rusia a marcas como Inditex, muchas corporaciones han decidido cesar sus actividades en apoyo a Ucrania o para evitar que esta crisis reputacional pueda afectarles a nivel global.

Empresas con gran presencia internacional que han dejado Rusia

Entre las corporaciones reconocidas a nivel mundial encontramos:

  • VISA.
  • MasterCard.
  • Apple.
  • Samsung.
  • Microsoft.
  • Google.
  • PlayStation (Sony)
  • Meta (Facebook, Whatsapp, Instagram).
  • Tik Tok.
  • TSMC.
  • Exxon Mobil.
  • Nestlé.
  • Inditex.
  • Asos.
  • Burberry.
  • Mango.
  • Toyota.
  • Volkswagen.
  • Citroën
  • Opel
  • Peugeot.
  • Renault.
  • Audi.
  • Porsche.
  • Harley-Davidson.
  • Bmw.
  • Volvo.
  • Ford.
  • Ikea.
  • McDonnals.
  • Burger King.
  • Levi Strauss.
  • Puma.
  • Nike.
  • Adidas.
  • H&M.
  • Hermès.
  • Chanel.
  • LVMH.
  • Kering.
  • Universal Pictures.
  • The Walt Disney Company.
  • Warner Bros.
  • Netflix.
  • KPMG.
  • Accenture.
  • PwC.
  • Deloitte.
  • UPS.
  • FedEx.
  • DHL.
  • HP.
  • Intel.
  • BP.
  • Shell.
  • Equinor.

Hay que destacar que la gran mayoría han optado por un cese de su actividad temporal, como Apple o Ikea, que probablemente paralizarán su producción hasta que el conflicto bélico llegue a su fin y pese a los grandes beneficios que generan en este país. Contando, en el caso de Ikea, con más de 15.000 empleados, 17 almacenes y 3 centros de producción.