España: un suspenso en educación financiera

Los informes PISA sobre competencias financieras que elabora la OCDE vuelven a arrojar resultados muy negativos y colocan a adolescentes de nuestro país por debajo de la media de los países de nuestro entorno.

Dichos informes se encargan de medir el grado de conocimiento financiero al final de la etapa obligatoria de educación, de los cuáles se pueden extraer que uno de cada seis alumnos españoles tiene dificultades para resolver cuestiones sencillas de economía doméstica, como distinguir una factura, tomar decisiones sobre gasto cotidiano o utilizar una tarjeta de crédito.

Todo ello nos indica las carencias de currículo en nuestros alumnos y la ausencia de un contacto con la economía real. Algo que se agrava teniendo en cuenta el contexto actual de crisis donde el consumidor debe de estar más informado para evitar posibles prácticas abusivas de mercado.

Ante esta situación, es conveniente adoptar una serie de medidas correctoras tanto a nivel escolar, como familiar, ya que enseñar economía no solo es tarea del sistema escolar, sino también de los padres.