EnCRISpado

    Y vuelta a lo mismo. En la tele, cifras escalofriantes; mi jefe, que hay que recortar; mi mujer, que nos apretemos el cinturón “por si aca”… y yo hasta las narices de la dichosa crisis. De acuerdo con que estamos en un bache económico casi sin precedentes, pero echo de menos una sonrisa, una palmadita en la espalda, un “no pasa nada, Marcial, de ésta saldremos”.

    Y sobre todo, echo en falta agallas para coger a la crisis por los cuernos y darle un buen revés. Que si crees que te vas a salir con la tuya, la llevas clara, mujer. Por eso, me estoy poniendo las pilas con las Nuevas Tecnologías, con las redes sociales, con el Inglés una vez más y con una y mil cosas que tenía guardadas en un cajón. Que a mí no me torea nadie. Y mucho menos, un concepto!!