El pulpo que marca nuestro destino

    Los niveles a los que llega esta sociedad no dejan de sorprenderme. Esta mañana venía escuchando la radio de camino al trabajo y el debate futbolístico giró en torno a la predicción que el pulpo Paul (sí, un pulpo con nombre propio) hará de la final del Mundial.

    Un periodista llegó a decir que si el molusco daba a España como campeona, los españoles deberíamos dejar de comer pulpo. Menos mal que el resto de contertulios, mucho más sensatos, apuntaron que tampoco es para tanto, que sólo deberíamos dejar de comerlo durante un mes.

    Sorprendido llegué al trabajo y al mirar las portadas de los diarios vi que algunos de ellos estaban preparados para retransmitir en directo la elección de Paul, normal, es algo que ningún español debería de perderse. Y ¿mis compañeros? todos ellos estaban nerviosos porque a las 11 el pulpo vidente iba a hablar, bueno, más bien a posar sus tentáculos y decidir el futuro futbolístico de nuestro país…

    Sepan todos que Paul nos ha elegido como Campeones del Mundo así que ya podemos estar tranquilos. El que debe empezar a preocuparse es el señor Zapatero, porque ya son muchos los usuarios de facebook que están pidiendo que si el pulpo acierta ocupe la Moncloa y, quién sabe, igual él predice cuándo saldremos de la crisis.