El asesor, el mejor aliado de la pyme

En un momento incierto, con noticias a diario contradictorias sobre la realidad económica de nuestro país, el tejido empresarial español —un 99% integrado por nuestra querida pyme— vive a la vez inmerso en un proceso de cambio permanente, que también se da de forma significativa en su relación con la Administración, en este caso determinado por la constante regulación. La pequeña y mediana empresa está sujeta a este modelo por parte de la Administración, que regula el devenir de los asuntos fiscales, contables y laborales del país y que provoca a la pyme problemas de difícil digestión. Pero si algo deben grabarse a fuego las sufridas pymes es que esta permanente regulación legal no menguará, ni cesará. Al contrario, la necesidad de reforzar el control fiscal, la actual situación económica y la incesante evolución tecnológica, entre otras razones, llevarán a la Administración a mantener e incluso incrementar los cambios legales y de relación con las empresas. Esta política determina la necesidad de una adaptación y puesta al día obligatoria y constante por parte de la pyme. Adicionalmente, junto con el aumento de los cambios en la regulación, asistiremos también –ya asistimos desde hace años– a un incremento exponencial de la operativa electrónica con los diversos entes administrativos: presentaciones telemáticas y notificaciones electrónicas son algunos de los cambios tecnológicos a los que la pyme debe acostumbrarse y adaptarse.
CAMBIAR O MORIR. Son cambios que, de entrada, acostumbran a producir vértigo y desasosiego a las empresas. Las alternativas son escasas, o nulas: cambiar o morir. Pero ¿cómo es posible mitigar ese sufrimiento y sobrellevar esta nueva realidad con normalidad, aprovechando además las ventajas? Con el apoyo de un asesor, con la ayuda y el asesoramiento de un profesional especializado y de confianza. Un experto que estará al día de las modificaciones legales necesarias, conocerá su alcance y dispondrá de las soluciones de software de gestión adecuadas para adaptarlas con rigor a las características y necesidades de su empresa.
Es más, ese asesor es clave en el ecosistema colaborativo en el que pymes y Administraciones interactúan. Porque en ese profesional descansa el peso del vaivén normativo y su aplicación en el día a día de la empresa. En él encuentra la pyme su mejor aliado para sacar el máximo rendimiento a su cuenta de resultados y evitar posibles sanciones.
La pyme no puede vivir de espaldas a la regulación. Pero esto no debe ser un quebradero de cabeza en su día a día. La comercialización, la producción, las exportaciones, esa propuesta a punto de firmarse, el acuerdo con un cliente importante, el lanzamiento de un nuevo producto… Estos deben ser los temas prioritarios de las pymes.
Los demás deben delegarlos en ese profesional de confianza. El asesor es como un entrenador de un equipo de fútbol que, aunque sentado en el banquillo aconseja y propone las estrategias y tácticas más adecuadas para que los jugadores den lo mejor en el campo.
A este profesional siempre se le debe pedir actuar de forma proactiva. Resulta vital que los profesionales especializados estén al tanto de los cambios legales, apoyados en servicios de información profesionalizados que les aporten resúmenes del BOE, circulares sobre novedades legales y cualquier otro tipo de informaciones que le ayuden a entender mejor el cambio legal que les afectará – a ellos y a sus clientes – en breve. No pueden esperar a que el cambio llegue; es mejor estar preparado para ese momento.
A esto se añade que la tecnología se ha convertido también en la aliada de una gestión eficaz y productiva de la empresa. El asesor puede ser el mejor consejero en el uso de la mejor tecnología, en la elección de las mejores soluciones de software de gestión. De poco sirve estar al día de los cambios legales si no se dispone de las soluciones tecnológicas adaptadas desde el minuto cero adelantándose incluso a la nueva regulación; soluciones inteligentes e intuitivas que permitan que el ecosistema colaborativo pyme-asesor-Administración esté eficazmente integrado.

El mejor ejemplo de asesor para la pyme es la consultora de marketing estratégico, comunicación y ventas, RMG & Asociados.