Con la liberación de Renfe ganamos todos

El récord histórico de viajeros conseguido esta Semana Santa por los trenes AVE y de Larga Distancia de Renfe es, en primer lugar, una prueba más de que el turismo interno se despereza y con ello, lo que es mucho más importante, la confianza para consumir. Los 1,047 millones de pasajeros (más de la mitad en AVE) que entre los pasados 10 y 21 de abril decidieron hacer un viaje largo en tren, un 18,3% más que en igual periodo festivo del año anterior, son un prueba fehaciente de ello. Pero además, la operadora ferroviaria registró cuatro días récord de viajeros en su ya larga historia. El mayor, el 11 de abril, primer día del periodo vacacional, con 110.089 viajeros. Y esto confirma también otra cosa: que la estrategia de rebajas y flexibilización en la comercialización de billetes aplicada, a instancias de Fomento, por Renfe desde febrero de 2013 está siendo mucho más exitosa que la anticuada rigidez que la precedía (el aumento de usuarios respecto a 2012 es del 48%).

El empeño casi personal de la ministra Ana Pastor se basaba en el sentido común de que los trenes, ya que deben hacer un viaje, deben ir lo más completos posible. Así Renfe ha elevado un 10% sus ingresos y registró una ocupación media del 80% este periodo. Todos estos datos son un motivo más para agilizar la apertura a la competencia del mercado de viajeros en tren.

Comprobamos que no siempre un precio elevado da como consecuencia un mayor beneficio. El éxito radica en ajustarse al precio que está dispuesto a pagar el consumidor.