Centros comerciales, ahora sí

Los centros comerciales atraviesan una época rara debido a que las instituciones no tienen clara su política para regularlos, el problema se centra en que “ahora sí están a favor, ahora están en contra”. No siguen una política clara y uniforme hacia los centros comerciales. En un momento determinado se apuesta por ellos, pero al poco tiempo se crea una ley en contra.

Ahora está de nuevo en juego la regulación comercial, hace algún tiempo se redujo a ocho los domingos y festivos de apertura al año y se recortó la jornada semanal a 72 horas. En este sentido, el Gobierno ahora ha visto necesario modificar la necesidad de liberalización económica y un mayor dinamismo de la actividad.

Desde el Foro Internacional de Marketing siempre hemos dicho que es un error para el consumo estar en contra de los centros comerciales y en más de una ocasión hemos recalcadazo que uno fallo frecuente ha sido la política de los horarios comerciales. Siempre se dice que los centros comerciales son una amenaza para el pequeño comercio pero en realidad no es así porque éste tiene herramientas propias para poder competir contra ellos. En este sentido, el problema que tiene el pequeño comercio es que no tiene dibujada una estrategia clara, y encima el tiempo juega en su contra.

Cabe destacar que las premisas básicas para lograr el éxito en un centro comercial son cuidar la oferta comercial, promover nuevas iniciativas con los operadores y contar con una permanente comunicación con los operadores. Para terminar cabe destacar que según fuentes relacionadas con los centros comerciales aseguran que los operadores les han transmitido señal de optimismo con un aumento en el nivel de ocupación y, en los mejores centros, la afluencia ha llegado a aumentar.