A rey muerto… rey puesto

Revista Emprendedores. Septiembre 2012

Rafael Muñiz comenta en esta artículo la importancia que tiene saber trabajar, tratar y conocer al cliente para el que trabajas. Ir siempre un paso por delante de él para conseguir lo más importante, su fidelización.

A diferencia de lo que decía una publicidad sobre diamantes, un cliente
rara vez es para siempre. Todos tienen un ciclo de vida. El secreto está en conocerlo para paliar las consecuencias de su pérdida o tratar de dilatarla en el tiempo.

Visitar noticia