DAR CONFIANZA A LOS EMPLEADOS

La directora de recursos humanos de Kellogg’s España, Susana Gómez, explica en este artículo de Cristina Blas, en La Gaceta de los Negocios, que el éxito de sus trabajadores reside en su capacidad de integrarse en la cultura de la firma. Con una plantilla muy equilibrada, Kellogg’s pone a disposición de sus trabajadores una serie de ventajas que les ayuda a compaginar su vida laboral y personal.

¿Cómo está afectando la crisis a las contrataciones en Kellogg’s? 


Nuestra política de contratación depende de las necesidades del negocio y del nivel de rotación, no del entorno. Somos una empresa bastante conservadora en el sentido de ampliar nuestra plantilla y lo hemos ligado siempre a las necesidades. Apostamos por el crecimiento sostenible y eso hace que nuestra plantilla vaya creciendo a un ritmo que no es desorbitado. No hemos tomado ninguna decisión ni de reestructuración de plantilla ni de reducir nuestros gastos a base de recortar empleo, creemos que hay otras muchas alternativas de reducir gastos sin afectar a tu plantilla que, al final, es la base de tu negocio. Reducir plantilla por reducir plantilla es peligroso y pone en riesgo tu negocio. Lo que nos hace tomar decisiones es lo que necesita el negocio, la situación del entorno es eso, del entorno, no es la nuestra.

¿Cuál es el perfil del empleado de la firma?     

Tenemos tres grandes grupos de perfiles: uno son profesionales con entre dos y cuatro años de experiencia, muy cualificados; luego tenemos gente muy sénior, con cualificación alta y mucha experiencia en gran consumo y por último, una fuerza de ventas en la que hay mucha diversidad, con una gran orientación al cliente y al mundo comercial, que es la base de nuestro negocio.

¿Cómo es el candidato perfecto para Kellogg’s?   

Tenemos en cuenta que sus características coincidan con las del puesto de trabajo, por años de experiencia, estudios, competencias… Pero lo que más nos importa son los valores de la compañía y es casi el primer filtro que pasan. La experiencia nos ha demostrado que, independientemente de lo que se ajuste una persona a un puesto de trabajo, al final la clave del éxito en su desempeño tiene que ver con la capacidad de integrarse y de convivir con la cultura de la compañía. Es tremendamente importante y nuestro sistema hace imposible el hacer bien tu trabajo si no eres capaz de integrarte en una cultura que se define por seis valores: integridad y respeto; responsabilidad; pasión y orgullo por el negocio, las marcas y los productos; humildad y ansia por aprender; nos apasiona el éxito y nos esforzamos por simplificar.

¿Qué tiene más fuerza para motivar a los empleados y retener el talento?         

Nuestra marca de empleo es People. Passion.Pride, y lo que decimos es que Kellogg’s es un sitio especial para trabajar, no es ni el mejor ni el peor, es especial porque hay una serie de características exclusivamente nuestras y que las compartimos no sólo con nuestros empleados sino con nuestros candidatos. Es lo que se van a encontrar, si  valoras eso estás en un sitio ideal, si no, será un empleo más. Parte de nuestra estrategia pasa por ser un excelente lugar para trabajar y esa marca la hemos definido como It´s a special feeling: nos comprometemos a que te vas a encontrar gente con talento, a que vas a vivir en un entorno en el que las relaciones son muy importantes, integridad absoluta en la toma de cualquier decisión, orgullo y pasión, y productos e innovación. Esto se traduce desde los planes de formación o de desarrollo de carrera, hasta la luz que entra en nuestras oficinas. No motiva una cosa, motiva un entorno, un conjunto de cosas.

Y, ¿en tiempos de incertidumbre como los que se viven actualmente?    

En tiempos de crisis, lo que es importante es tener un plan de negocio y unos objetivos que transmitan confianza y credibilidad a los empleados. Las personas ahora no buscan tanto salario, formación o carrera, que eso lo buscan siempre, ahora hay que quitar a los empleados la incertidumbre. Así que nos esforzamos más que nunca para que nuestros planes de negocios aseguren que se van a conseguir unos objetivos, de modo que nuestros empleados estén tranquilos porque saben que su empresa está en una situación sana, sostenible y no corre riesgos y esto da tranquilidad. La clave está en trabajar mucho para que los planes de negocio aseguren el éxito, eso es lo que te permite tener buenos salarios, formación…

A nivel práctico, ¿cómo se cuida a los empleados?           

Tenemos un modelo de compensación  total. Partimos del hecho de que una persona que venga a trabajar da mucho más que ocho horas de trabajo al día, da ilusión, esfuerzo, ideas, imaginación… y tiene que recibir mucho más que un salario en la cuenta corriente. Hay cuatro grandes áreas: compensación, beneficios sociales, apoyo al empleado en su vida personal y todo un conjunto de herramientas que permiten el desarrollo profesional.
 “Un trabajador aporta más que ocho horas: da ideas y debe recibir más que un sueldo”

¿Cómo se plantea la política de conciliación en Kellogg’s?           

Hemos desarrollado el programa Smacks Life, para fomentar la conciliación entre la vida personal y profesional: horario flexible, la posibilidad de teletrabajo, tiempo parcial. Además, medidas de apoyo a la familia. Y Más Vida Red, para facilitar la vida de los empleados. También damos formación que ayuda al empleado a conciliar, porque tan importantes son las medidas de la empresa como la capacidad de los individuos para integrar esas dos facetas de la vida, por ejemplo con seminarios de gestión del tiempo y del estrés. Y actividades relacionadas con la cultura y el tiempo libre. Si vendemos productos saludables debemos ser consecuentes con los empleados: con asistencia médica, desayunos adecuados, cultura preventiva y apoyo al deporte.