UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

En la actualidad existen infinidad de nichos de mercado y cubrirlos es una actividad de lo más provechosa, pero siempre y cuando se haga dentro del marco de la legalidad;  no como ocurre con la demanda de títulos universitarios sin la necesidad de tocar los apuntes. Y es que, al parecer, un sitio web con sede en China dice llevar ocho años vendiendo títulos falsificados de cualquier universidad del mundo, real o imaginaria, sin que nadie note la diferencia.

Dicha web produce cerca de 1.500 títulos al año, con el mismo papel de seguridad que utilizan las universidades. Los precios oscilan entre los 120 y 400 euros para una licenciatura, mientras que si lo que queremos es el título de un doctorado o un master, el abanico se mueve entre los 769 y 1.100 euros. En ocasiones es fácil detectar los falsos diplomas gracias a errores tipográficos inconcebibles en el original (como “Standford”, en vez de “Stanford”). Aunque gracias a la colaboración policial ya se han cerrado varios de estos sitios web en Estados Unidos relacionados con esta actividad, aún siguen funcionando aquellos que tienen su sede en países caribeños y asiáticos.