LOS SECRETOS DE LA CESTA DE LA COMPRA

Un 6% de la población es adicta a la compra, pero también hay quien va de oferta en oferta y quien se siente presionado en el súper. Son alguno de los tipos de consumidores.

Enero. Ya llegó el nuevo año…y el consumo. Se disparan las compras con el fenómeno de las rebajas y también la cesta de la compra, pero los patrones de consumo siguen siendo los mismos. En 2006 los españoles hicieron la compra 84 días, menos que en años anteriores. “En un lustro se ha dejado de visitar una tienda en cada semana”, explica Montse Roma, marketing manager de TNS. Entonces, ¿se gasta menos? Todo lo contrario. “Dedicamos menos tiempo a la compra pero gastamos más”, añade Roma.

En total, en 2006 se hicieron 3.000 millones de transacciones de productos de gran consumo, según el estudio Shopper VIP de TNS, que desglosa los ocho tipos de consumidores españoles. Casi la mitad de ellas se realizaron en canales especialistas y tradicionales, aunque siempre quedarán los fieles a un punto de venta, sobre todo al hablar de marcas. De hecho, para el 40% de los hogares es importante la marca, aunque también adquieran productos de marca blanca. “El consumidor cada vez es más marquista, sobre todo cuanto más cuantiosa es la compra” dice Bertol Gorospe, director de Eurogap de Madrid. Los anunciantes lo saben y lo aprovechan actuando en el punto de venta, también saben que la compra en la tienda dura unos 25 minutos. El tiempo es oro. Para el consuelo quedan algunos datos: el 14% de los españoles reserva presupuesto y el 54% prepara la lista de la compra, aunque a veces no se le haga mucho caso…

TRADICIONAL
–          Realizan la compra de manera muy frecuente. El 30% de su gasto lo ejecutan los miércoles y jueves, pues consumen productos frescos.
–          Los tickets suelen ser elevados de unos 21 euros de media. Este tipo de consumidores representa el 8% de la población.
–          Acuden a canales tradicionales, sobre todo a tiendas de alimentación y canales especialistas. “Busca la atención del tendero, que le mime como cliente”, explica Montse Roma. Así favorecen el desarrollo de las marcas regionales y selectivas.

COMPRA DE BARRIO
–          El número de ocasiones que compra este tipo de consumidor es frecuente (297 veces al año), el más alto después de los adictos.
–          La suma total de los artículos suele ser baja, pues va muchas veces a la compra. Aún así, es la segunda categoría que más gasta en gran consumo (5.190 euros de media)
–          La cercanía al hogar marca los establecimientos en los que este perfil llena el carro. Comunidad Valenciana, Castilla y León y País Vasco son las comunidades en las que más población se acerca a este perfil.

HIPERCARROS
–          Poco tiempo dedican estos consumidores a ir de tiendas. De hecho, el 21% de ellos se siente presionado cuando hace la compra (15% de los españoles comparten esta presión)
–          Son los que más gastan cada vez que pisa los comercios: 74 euros. ¿Su filosofía? Ir una vez y llenar el carro con todo lo necesario.
–          Un tercio de estos consumidores acude a los hipermercados para llenar la cesta. Además, es una población fiel a sus enseñas, lo que la convierte en la más marquista de todas las categorías de consumidores analizadas.

LOW COST
–          Hasta 173 veces al año llenan el carro los consumidores que cumplen este perfil. De hecho, generan 36 millones de euros cada día.
–          Ante todo, el ahorro. Es la definición más ajustada a esta categoría. Son, junto a los multienseñas, los consumidores menos marquistas, con un ticket medio de 19 euros.
–          Sus lugares favoritos para hacer la compra son los discounts y cadenas como Mercadona. Andalucía y la Comunidad Valenciana son las comunidades en las que más se da este perfil de consumidores.

MULTIENSEÑAS
–          Se dejan ver poco por los lugares comerciales, prefieren informarse a través del correo promocional y los folletos PARA conocer nuevos productos y ofertas.
–          Sus tickets son elevados: destinan 30 euros de media a la compra.
–          No importa dónde ni qué marca sea. Son los más infieles a las marcas y propensos a probar promociones y productos nuevos. Visitan unas nueve enseñas al año, en las que picotean. Para el 60% de ellos la marca del distribuidor es de la misma calidad que las grandes marcas.

PRAGMÁTICOS
–          No ir más veces a la compra de las que son necesarias. “El tiempo es un bien escaso, por eso crece el consumo de productos preparados”, expone Gorospe.
–          Gastan mucho en llenar el carro: unos 42 euros de media.
–          El 22% de estos consumidores acude a los canales de distribución moderna, incluso para los productos frescos. Concentran sus compras los fines de semana. Tienen un grado de fidelidad media, pues destinan cuatros de cada 10 euros a productos de las marcas del fabricante.

ADICTOS A LA COMPRA
–          Se puede ir 511 veces al año al súper. Los adictos a la compra lo hacen. Y ya representan el 6% de la población española. Eso sí, hay que gastar poco. Su ticket de compra suele ser de 13 euros.
–          Visitan hasta dos tiendas o tres cada vez que quieren llenar la cesta. Realizan un mix de canales para elegir, pero optan sobre todo por las tiendas tradicionales. Suelen ser parejas jóvenes con hijos de edad media o mayores. Se trata de hogares de tres o más personas en Cataluña, Galicia y Castilla y León.

CESTAS PEQUEÑAS
–          Suelen ser familias unipersonales que van pocas veces a llenar la cesta de la compra: alrededor de 131 veces al año.
–          Compran poco, así que el ticket no suele ser muy alto; 16 euros de media.
–          Buscan sobre todo la proximidad, optando en la mayoría de los casos por el supermercado. “Cada vez son más y seguirán creciendo. Por eso los fabricantes se adaptan a ellos y están lanzado al mercado productos monodosis, ajustándose a las necesidades del cliente”, explica Bertol Gorospe.