LA INMIGRACIÓN, UN PÚBLICO A TENER CADA VEZ MÁS EN CUENTA.

Nuestro país se ha convertido en el segundo mayor receptor mundial de personas procedentes de otros países, es decir, que tan sólo EE.UU nos supera en número de inmigrantes. Rumanos, ecuatorianos, marroquíes y colombianos son los principales colectivos  que vienen a España, con una connotación de estabilidad. El marketing, como todos los ítems económicos, también ha sido sensible a este fenómeno, puesto que favorecen el flujo del consumo de bienes y servicios concretos, como la telefonía móvil o seguros, por lo que se elaboran campañas específicas hacia ellos.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), nueve de cada cien personas que viven en España son extranjeras, y en total, suman ya casi cuatro millones, es decir un 8,7% de la población total. Los profesionales del marketing deben tener presentes estos datos e investigar sobre sus modos de vida, sus costumbres y actitudes frente a la compra, sólo de este modo podremos rentabilizar este aumento de público objetivo en nuestro país. Hay que adaptar y no adoptar modelos preestablecidos, porque cada público es único.