CHINA, LA FÁBRICA DEL MUNDO EMPIEZA A FALLAR

Una reciente noticia sobre el mercado textil chino, nos ha hecho reflexionar en el Foro Internacional de marketing sobre la estrategia que se sigue para contrarrestar las cada vez mayores ventas de la Fábrica Mundial: China. Es el tiempo el que nos dirá si esta herramienta de márketing es válida o no.

 


La polémica generada tras la retirada de varios modelos de juguetes fabricados en China amenaza con extenderse a los productos textiles. Nueva Zelanda ha sido el primer país en dar un paso adelante en esta vía, argumentando que la ropa para niños llegada desde China podría contener niveles de componentes peligrosos hasta 900 veces superiores a los permitidos. Bruselas afirma que, por ahora, no está en sus planes poner nuevas barreras de entrada al textil chino (cuyas importaciones están limitadas desde 2005). Sin embargo, varias comunidades autónomas tienen en marcha inspecciones similares. La vigilancia de la seguridad de los productos que se venden en España debe primar por encima de todo, pero debe evitarse la tentación de sumarse a una nueva ola proteccionista bajo la bandera de las medidas preventivas para no crear un perjuicio mayor en la economía.

 

No cabe duda de que la entrada de productos baratos procedentes de China ha contribuido a contener la inflación frente a las presiones alcistas de la energía y los alimentos por lo que una decisión drástica que frene la entrada del textil chino podría acabar con uno de los muros más eficaces en la contención del IPC. No parece la mejor opción dejar vía libre a la inflación en aras de la defensa del consumidor cuando la economía europea se encuentra a las puertas de una crisis por el contagio del mercado hipotecario de EEUU.

 

Fuente: Expansión.