COMO CONSOLIDAR LA MARCA

Expomanagement se ha convertido, desde hace años, en uno de los eventos más relevantes en el mundo de la empresa, un foro donde podemos escuchar a los mejores gurús y estrategas del mundo en diferentes países. Recientemente, nos visitó en España Michael Eisner,  ex-consejero delegado de Walt Disney, quien nos sorprendió con sus palabras. A continuación, reproducimos un fragmento de sus declaraciones al diario económico Expansión.

“Para alcanzar el éxito, sólo hacen falta dos cosas: ideas e inspiración”. Para Michael Eisner, ex-consejero delegado de Walt Disney, es tan importante tener una buena idea como saber ponerla en práctica. El ejecutivo, que ha acuñado el término microgestión, considera que, a la hora de crear un negocio, lo primero en lo que hay que pensar es en la viabilidad económica del proyecto y, después, es cuando se añade la creatividad.

El objetivo final es consolidar una buena marca, ya que ésta “es lo único que te separa de la morralla que hay en el mercado”, aseguró Eisner, que ayer compartió su experiencia al frente de Walt Disney y de los estudios Paramount Pictures con los asistentes a Expomanagement, congreso para directivos organizado por HSM.

En opinión del ejecutivo, se puede llegar a tardar varios años e, incluso, décadas en conseguir una marca estable y reconocida por el mercado, por lo que, a veces, es necesario sacrificar áreas de negocio que son rentables a corto plazo pero que, a la larga, pueden perjudicar a la compañía. “Hay que ir paso a paso; yo mismo tarde cuatro años en decir sí a una película de piratas”, asegura Eisner en referencia a Piratas del Caribe, que se ha convertido en todo un éxito de taquilla.

Cuando se desarrolla un nuevo producto, los directivos tienen que preguntarse a sí mismos qué es lo que representa la marca, pero, sobre todo,  con qué no quieren que se le identifique. Como ejemplo, utilizó el caso Disney, “donde los clientes obtienen una experiencia que no pueden lograr en ningún otro tipo”.

Eisner reconoció que a lo largo de estos procesos creativos se cometen muchos errores, pero siempre “hay que intentar llevar a la práctica tanto las grandes como las pequeñas ideas”, pero manteniendo una filosofía de “tolerancia al fracaso”.

Poner en práctica una idea también puede convertirse en una auténtica carrera de obstáculos, sobre todo, “porque siempre hay alguien que rechaza las ideas nuevas”. Sin embargo, no hay que “tener miedo a arriesgarse o, de lo contrario, todo sería muy banal y aburrido”.

En una empresa donde la creatividad constante es la esencia del negocio, como el caso de Walt Disney, la sucesión del  máximo ejecutivo es uno de los puntos más delicados, pues su personalidad marcará el rumbo de la empresa. Eisner apuesta por hacerlo con la mayor discreción posible, para que no se cree una guerra de poder en la cúpula directiva” y ésta siga centrada en gestionar y no en pensar quién ocupara el sillón de mando.

“Lo único en lo que hay que pensar es en que el líder elegido sea el mejor”, aseguró Eisner. En caso contrario, lo que se produce es una fuga de talentos, “ya que trabajar para un idiota es muy difícil”, bromeó el ejecutivo.

. Para Michael Eisner, ex-consejero delegado de Walt Disney, es tan importante tener una buena idea como saber ponerla en práctica. El ejecutivo, que ha acuñado el término microgestión, considera que, a la hora de crear un negocio, lo primero en lo que hay que pensar es en la viabilidad económica del proyecto y, después, es cuando se añade la creatividad.