EUROPA ACECHA A COCA-COLA

Coca-Cola se ha comprometido con la Comisión Europea a respetar la libertad de sus clientes (bares, cafeterías, etc.) para suscribir acuerdos paralelos de distribución con otras marcas de bebidas refrescantes. Los compromisos de la compañía ya son oficiales y su incumplimiento puede costarle una sanción hasta del 10% de su facturación mundial.

Con esto la Comisión facilita el acceso de otras marcas a los puntos de venta y a nosotros, los consumidores, nos dificulta la elección al enterarnos de que hay vida más allá de Coca-Cola. ¡Ya está bien de que se nos obligue a beber siempre lo mismo!