LOS EMPLEADOS CONTRA LA MAQUINA DE LA VERDAD

En el país de los Zares utilizan desde hace tiempo el detector de mentiras para comprobar que los candidatos a puestos directivos no caen en la tentación de espionaje industrial. Aunque de momento es un método “voluntario”, las autoridades se plantean preparar un proyecto de ley para regularizar su uso en los procesos de selección de personal, asesoradas por los servicios secretos rusos y puede que acompañada por una interesante campaña de marketing.

 

Como reconocen ellos mismos, el método no asegura la fiabilidad, ya que mide las respuestas fisiológicas sin tener en cuanta los nervios habituales del entrevistado. Quizá en un futuro, buscando la eficacia del invento, nos esperen jeringuilla en mano para inyectarnos el “suero de la verdad”. Desde el Foro Internacional del Marketing vemos que este tipo de estrategias pueden tener sus seguidores y detractores ya que cuando alguien opta a un puesto de trabajo esta vendiendo su producto aunque lamentablemente no siempre es cierto ni por parte de los candidatos ni de las empresas.