“LOS MODELOS POSIBLES DE NEGOCIO EN INTERNET AÚN NO ESTÁN ESCRITOS”

Hace ya más de 20 años del nacimiento de la Red de Redes. Internet nos abrió un nuevo mundo que todavía no hemos acabado de explorar. Nuevas empresas, miles de actividades, gran cantidad de información… y todo a la distancia de un clic. Sin embargo, Internet sólo acaba de nacer y todavía falta mucho por ver. Por ello, hemos considerado interesante recoger esta entrevista publicada recientemente en la prensa económica, en la que Bernardo Hernández, director de marketing de Google España,  analiza las posibilidades de este gran invento.

Las empresas virtuales y de internet experimentaron, como todas las compañías tecnológicas, un gran boom bursátil y un posterior derrumbe. ¿Se crearon expectativas falsas o se trató sólo de un correctivo coyuntural a un exceso de sobrevaloración poco fundamentado?

La realidad financiera y la realidad de negocio de las compañías no son dimensiones que siempre estén alineadas y acompasadas. Nosotros pretendemos dar valor a nuestros usuarios. Por eso innovamos tanto. Tenemos 38 productos en este momento y hacemos modificaciones constantes. Estamos atentos a nuestros usuarios y sus necesidades para mejorar constantemente nuestros servicios. Lo importante es identificar las necesidades y responder tecnológicamente con rapidez.

Se ha intentado introducir el cobro por servicios en internet, pero algunos ya han rectificado. ¿La red será necesariamente un ámbito de negocio gratuito para el usuario?

Los modelos de negocio posibles en internet aún no están escritos. Es un canal nuevo y, por tanto, necesita modelos de negocio adecuados y adaptados a sus específicas características. Se han querido trasladar modelos de negocio tradicionales a un canal que no es tradicional. Y esto ha creado disfunciones. Lo que hay que hacer es crear y dar servicios. Su monetización vendrá después.

¿Y cómo lo han conseguido ustedes?

En su origen, Google pretendió vivir de la venta de licencias de búsqueda a otras compañías. Pero se dio cuenta de que ése no era el mejor modelo y halló su fuente de ingresos en la publicidad segmentada por tipos de público, una posibilidad que sólo permite internet. Podemos ofrecer publicidad de interés específico para cada usuario en virtud de las palabras y conceptos que introduce en nuestro motor de búsqueda.

¿Encuentran en España la misma aceptación que en otros países?

En España siempre vamos retrasados. La penetración de internet en España es del 40%, mientras que la media en la UE es del 65%. Y en cuanto a la inversión publicitaria, en la UE se destina a internet el 4,5% de la inversión publicitaria total, mientras que en España sólo el 1,6%. Pero esa diferencia es sólo cuestión de tiempo. El diferencial se reducirá.

¿Pero internet se consolidará como un sistema abierto y gratuito o acabará siendo un medio de pago?

Internet, de momento, se ha consolidado como medio. ¿Será abierto y gratuito? Yo creo que sí. Internet es, sobre todo, libertad, libre acceso, compartir, comunidad… Los contenidos en los que se cobra por acceder no tienen éxito, salvo excepciones. Por eso lo importante es buscar modelos de negocio compatibles con una comunidad abierta. Muchas veces esos modelos de negocio generan más dinero que los tradicionales de pagar por usar. En internet pasa lo mismo que con la televisión: hay alguna cadena de pago, pero la mayoría emite en abierto y gratis.

¿Es posible medir el impacto que ha tenido internet en la economía?

Lo que está muy claro es que las sociedades mejor informadas y las que fomentan el desarrollo del conocimiento y la difusión de la información son más ricas y progresan más. Internet potencia el desarrollo del conocimiento y es una herramienta que reduce las distancias, lo que aumenta la eficiencia: permite hacer más con menor coste.

¿Contribuye la red a democratizar el acceso a la información?

Sí, porque permite que más gente acceda a la información. Buscas cualquier dato en Google y dispones en minutos de más de un millón de resultados. Esto antes era inimagiable. El mundo ahora se ha hecho más pequeño.

Se dice que la televisión acabó con las dictaduras en Europa, pero internet no parece que haya debilitado las teocracias. De hecho, Google ha aceptado que sus contenidos puedan ser censurados en China.

Casi todos los países y numerosas empresas del mundo tienen relaciones con China. No sólo Google. Nuestra presencia en China se basa en el criterio de cómo ayudar a ganar la batalla de los derechos humanos y tenemos la convicción de que los chinos están mejor con Google que sin Google. Hemos luchado para impedir la censura y hubo una negociación muy dura con el Gobierno. No se permite acceder al 1% de nuestros contenidos, pero ese 1% no lo ocultamos. Mostramos todos los resultados aunque haya un 1% al que no se pueda acceder. Además, para evitar intervenciones, hemos decidido no situar físicamente en China ninguno de nuestros servicios. Allí sólo tenemos oficinas.

MIcrosoft ha anunciado que va a crear su propio buscador. ¿Les inquieta?

Internet es libertad y la competencia es fundamental. Si otros también innovan, será muy bueno para todos.