ORDEN EN LAS BIOTENDENCIAS

El culto al cuerpo está en voga y, por lo tanto, el bienestar, la belleza y la salud son tesoros que vale la pena perseguir y mantener. Productos naturales, componentes innovadores de los que nunca habíamos oído hablar que prometen lo imposible (¿L casei inmunitas, flavonoides?) y demás partículas absolutamente sanas causan auténtico furor entre los consumidores que se dejan llevar por denominaciones tan comunes en los supermercados como “light” o “bio”.

Estas tendencias no han pasado desapercibidas para los empresarios que se dieron prisa en llenar los estantes de los diferentes comercios de Biotrinas, Biofrutas, Biocalcios y un sinfín de etiquetas más con la palabra “bio” que no siempre contenían lo que cabía esperar. Sin embargo este verano, en el que aumenta, todavía más si cabe, la locura por el cuerpo 10, el marketing no han podido beneficiarse de las fiebres estivales por estos productos ya que en julio finalizaba el plazo para que las diferentes marcas retirasen o cambiasen el nombre de los “bio”. A partir de ahora y por ley, sólo los alimentos ecológicos o biológicos podrán vestir tal prefijo.