SE CONSOLIDA EL PODER DE LA MARCA BLANCA

Los grandes grupos de distribución han arrancado a la industria el “mando del canal” y, poco a poco, el poder de decisión sobre los productos que se lanzarán al mercado. Todo ello lo han articulado a través de la marca de distribuidor o marca blanca, que ya representa entre el 22 y el 24,5%. En las cadenas de descuento los datos son aún más sorprendentes, pues puede suponer incluso el 70% de las ventas.