El perfecto negociador en cinco tips

Artículo del perfecto negociador en cinco tips
  • Saber negociar es un valor en alza


  • La proyección personal hacia los demás es imprescindible para un mensaje persuasivo

Saber negociar es un valor en alza del que generalmente no se suele sacar el suficiente partido por no saberlo llevar a la práctica con las adecuadas reglas del juego.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que negociar implica saber comunicarse. Ser empático y dialogante para poder obtener resultados. Por eso, el perfecto negociador es un comunicador nato que conoce cómo y cuándo hacer llegar el mensaje para alcanzar el impacto adecuado. Así lo pone de relieve Mercedes Costa, directora del Centro de Negociación y Mediación del IE Business School, en su libro “El negociador efectivo” , publicado por LID Editorial.

Hay que ser empático y dialogante para poder obtener resultados en una negociación. Clic para tuitear

En este sentido, Costa identifica la proyección personal hacia los demás como uno de los pilares indispensables para ejecutar un mensaje persuasivo.

Control de las emociones

Saber estar en paz con lo que nos rodea y mostrarnos seguros de nosotros mismos nos otorga un mayor control emocional que favorece la negociación efectiva. Para Costa lo ideal es un acercamiento al mindfulness porque nos sitúa en una posición de plena conciencia sobre las situaciones vividas y esto nos otorga la posibilidad de elegir mejor nuestra manera de actuar. Asimismo esto lo podemos aprovechar para transmitir serenidad, controlas la atención, modular la voz, los gestos…

No juzgues

Desprenderse de los prejuicios es crucial para no tomar posiciones inamovibles ni fabricar certezas erróneas. Tenemos que estar en disposición de recoger toda la información posible y poner en tela de juicio lo que sea necesario. Esto nos ayuda a tomar una actitud de escucha activa.

Un mayor control emocional favorece la negociación efectiva. Clic para tuitear

Sé empático

Costa define la capacidad de ponernos en la piel de otro como un “maratón interpersonal”. Una carrera de fondo que hace posible salirnos de nuestro propio ser para situarnos donde está el otro para luego volver a nuestro propio espacio. La docente advierte que no hay por qué tener temor de salir de la zona de confort e iniciar un viaje hacia el espacio de otro, porque esto nos hace mejores negociadores y mejores personas.

No al “Juego de Trono”

La cabezonería es una mala aliada de la negociación. Por ello lo mejor es no intentar dejar patente quién tiene la razón porque si actuamos así, será mejor que abandonemos la negociación. La actitud adecuada es la de una posición pragmática en la que se sepa ser razonable en beneficio de la comprensión y el entendimiento.

La actitud adecuada es la de una posición pragmática en la que se sepa ser razonable. Clic para tuitear

Aprende a argumentar

No hay nada que sostenga con más peso una buena negociación que la construcción de un argumento poderoso. La argumentación más racional es la óptima cuando se trata de relacionarnos con empresas y en el ámbito de los negocios en general. Esto no significa que nuestro argumento no incluya matices afectivos o emocionales que llamen la atención de nuestro interlocutor. No olvidemos que al final, los negociadores, también son personas.

No incluir matices afectivos o emocionales que llamen la atención de nuestro interlocutor. Clic para tuitear

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here